¿Para qué estudiar un máster?

Ventajas de estudiar un máster

En tiempos de crisis, de cada vez más se busca la especialización concreta en un área de trabajo. Es por eso que muchos optan por seguir formándose, realizando un máster al finalizar los estudios universitarios, pero, ¿qué razones existen para estudiar un máster?

Es cierto que la mayoría de másters oficiales tienen un precio considerable, dependiendo del tipo de estudios y de la universidad. Pese a que ese costo es, con frecuencia, difícil de asumir (comparable al salario de varios meses o incluso años), debemos pensar que lo que se paga es una especialización más profesional y concreta que la carrera universitaria de la que venimos.

Además, las estadísticas no mienten: a más formación, más empleo, y mejor pago, por lo que en realidad el desembolso del curso suele ser tomado como una inversión a medio o largo plazo. Y es que un curso de postgrado, además de proporcionar nuevos conocimientos y especialización en nuestra área profesional, también ofrece la posibilidad de interactuar con profesores y alumnos que de alguna u otra forma nos pueden ayudar a encontrar trabajo en el futuro. Es lo que se llama establecer una red de contactos.

Otro punto positivo es la posibilidad de realizar prácticas en empresa apenas se termine el curso, opción ofrecida en muchos tipos de estudios.

La idea de ampliar estudios en otro país distinto al de residencia se ha ido extendiendo a lo largo de los últimos años. La posibilidad de aprender un nuevo idioma, interactuar con extranjeros y rodearse de una cultura nueva son sólo tres factores que muchos estudiantes tienen en cuenta a la hora de elegir el país de destino para empezar su máster.

Por otro lado, el esfuerzo extra que supone seguir este itinerario suele estar muy bien visto por parte de las grandes empresas o multinacionales.

Lo que no te dará un máster

Pero no todo es tan bonito como para lanzarse de cabeza a estudiar el máster. A su elevado precio, que en ocasiones llega a ser altísimo (másters de prestigio, MBAs, etc.), se suma el hecho de que la titulación por sí sola no es un pasaporte seguro hacia un puesto de trabajo. Este último punto, bastante lógico por otra parte, no siempre es tenido en cuenta por algunas personas, que se lanzan de cabeza al primer máster que se les ofrece sin pararse a pensar en los pros y contras de su decisión, tanto en términos profesionales como económicos.

Finalmente, un máster debe ser estudiado con actitud positiva y teniendo bien claro que lo hacemos por vocación y no por obligación, de otra forma no se le saca el máximo jugo a este tipo de estudios post-universitarios.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a ¿Para qué estudiar un máster?, te sugerimos que visites nuestra sección Enseñanza y aprendizaje.

Esta nota te fue útil?
4 valoraciones.
El 100% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social