Cómo mantener limpias las alfombras

Mantenimiento de las alfombras

El mantenimiento de las alfombras va mucho más allá de su limpieza. El uso, el tránsito de pies descalzos y de zapatos, suelen ocasionar algunos inconvenientes, que terminan por deslucir hasta las alfombras más limpias y radiantes.

En Cómo Hacer Para hemos aprendido muchos trucos para limpiar las alfombras grandes y pequeñas en todo el hogar. Sin embargo, y a modo de repaso, decimos que ante la aparición de una mancha, la limpieza debe hacerse lo más velozmente posible, cualquiera sea su tipo. Para ello, podemos valernos de paños secos, trapos, agua mineral, soda, vino blanco, o lo que necesitemos para esa mancha en particular.

Pero luego de limpiarlas... ¿cómo podemos mantenerlas en impecables condiciones? Bien, para ello, podemos seguir algunos consejos simples.

Consejos para mantener limpias las alfombras

Apenas finalizada la limpieza, podemos frotar las alfombras en el sentido contrario del "pelo", con un trapo embebido en una solución realizada con una mezcla de agua y amoniaco en partes iguales, para obtener un color brillante y radiante, más duradero.

También hay que tener precaución con los muebles de apoyo que ubicamos por sobre las alfombras. Intentaremos, de ser posible, no dejarlos fijos en el mismo lugar por demasiado tiempo, para evitar marcar la alfombra. Una vez por semana podemos mover estos muebles apenas unos centímetros, para que logremos mantener la zona antes presionada con más vida y movimiento. De ser posible, al efectuar la limpieza, se debe procurar aspirar o cepillar por debajo de los puntos de apoyo de los muebles, para así no tener una zona demasiado apelmazada a la hora de moverlos.

Un truco sencillo para solucionar las marcas dejadas en las alfombras por los muebles, es humedecer la zona afectada, o bien colocarle encima un paño embebido en agua, y pasar la plancha bien caliente. Si dispusiéramos de una plancha a vapor, sería mejor el proceso. Esto ayudará a solucionar las marcas grandes y pequeñas ocasionadas por el apoyo.

También podemos aplicar este truco para remediar las alfombras deslucidas, producto del tránsito excesivo.

Por otro lado, el barrido en exceso de las alfombras puede resultar perjudicial. La fricción ocasionada por el adminiculo de la aspiradora y por los cepillos podría terminar por arruinar el material de la alfombra. Será mejor, entonces, hacer una limpieza mensual y pequeñas tareas de mantenimiento a diario, o día por medio, para así lograr que nuestras alfombras perduren por más tiempo.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo mantener limpias las alfombras, te sugerimos que visites nuestra sección Orden y Limpieza.

Esta nota te fue útil?
7 valoraciones.
El 57% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social