La naturaleza también nos ayuda en el ahorro

Enverdecer nuestro hogar no es sólo una manera de colaborar con el cuidado del medio ambiente, sino también una forma de optimizar los recursos disponibles, evitando consumos y gastos anexos.

Enverdece tu hogar para el ahorro

Las plantas nos ayudan a ahorrar

Enverdecer el hogar se refiere al uso de los recursos naturales a nuestra disposición de un modo optimizado, es decir: a conciencia, obteniendo el mayor provecho y el menor desperdicio. Normalmente, hablamos de “recursos” refiriéndonos a los servicios hogareños, pero esta vez nos referimos a los recursos en sentido amplio: incluiremos aquí a la propia naturaleza.

La naturaleza, un aliado para el ahorro

Cultivar plantas y flores, ya sea en el piso o en maceta, es fundamental para nuestro bienestar. A nivel urbano y social, los grandes parques filtran el aire que respiramos, aportando oxígeno indispensable para la vida. En el hogar, el cultivo de especies vegetales también hará este proceso, pero hay un plus.

La naturaleza también nos ayuda en el ahorro
Cultivar plantas y flores, ya sea en el piso o en maceta, es fundamental para nuestro bienestar

"Las habitaciones que dan al sur son siempre más frescas, ideales para salas familiares, cocinas, cuartos de planchado y demás."

Dedicarte a la jardinería en el hogar te brinda relajación y distracción, pasando más tiempo en el exterior, aprovechando el sol y el clima, y empapándote de lo bueno de las plantas y animales. Más tiempo pasas fuera, menos recursos consumes en el hogar, como electricidad (fundamentalmente).

También es una idea para cultivar tus propios comestibles orgánicos, como vegetales, frutas, hierbas y especias. Así evitarás comprar en el mercado, y disfrutar de un sabor más agradable, sin químicos ni conservantes que alteren tu salud. Esto, combinado con el bienestar y la relajación de la jardinería, mejorarán tu calidad de vida, minimizando el presupuesto necesario para la atención de salud, masajes… ¡e incluso terapia!

"Saber elegir el uso de las habitaciones en función de su clima e iluminación natural te ayudará a minimizar el consumo eléctrico y de gas."

El clima y la iluminación

También la naturaleza nos permite ahorrar en la climatización del hogar. Las habitaciones que dan al sur son siempre más frescas, ideales para salas familiares, cocinas, cuartos de planchado y demás. Las que dan al norte son las más cálidas, especial para pasar el rato en ciudades de climas fríos. Las habitaciones orientadas al este tienen mejor luz diurna y matinal, siendo ideales para oficinas y cuartos de estudios, mientras que las estancias que miran al oeste reciben la mayor luz de la tarde, útiles para un cuarto de juegos o talleres de trabajo.

Así, saber elegir el uso de las habitaciones en función de su clima e iluminación natural te ayudará a minimizar el consumo eléctrico y de gas, lo que se traduce en una buena fuente de ahorro.