Cómo hacer Remedios Caseros para los Calambres

Trucos y recetas caseras para aliviar y evitar los dolores que generan los calambres musculares en cualquier parte del cuerpo.

Cómo hacer Remedios Caseros para los Calambres

Remedios Caseros para los Calambres Musculares

Los calambres musculares pueden ser causados por la exposición al frío, al estrés, exceso de ejercicio, anemia y la pérdida de líquidos y de sales de sodio (potasio, magnesio y calcio).

Las personas con más probabilidades de sufrir calambres musculares son los atletas y los adultos a partir de los 40 año, ya que se acelera con la inactividad.

Remedios caseros y naturales para prevenir los calambres. Tratamientos caseros para los calambres musculares. Cómo evitar los calambres
Para evitar calambres, no practiques ejercicios en condiciones extremas de frío o calor.

© Depositphotos.com/Maridav

Los calambres pueden afectar cualquier músculo del cuerpo, pero son más comunes en las piernas, pantorrillas, muslos, pies y en las manos.

Trucos y remedios caseros para evitar los calambres

  • Té de árnica o vinagre de manzana
    Antes de dormir, aplicar sobre las piernas un paño embebido en un infusión de árnica o vinagre de manzana por unos 5 minutos. Repetir durante el día si sufres dolores.
  • Banana para eliminar los calambres
    Comer un banano diario ayuda a evitar los calambres porque permite que no se baje el potasio, que es la causa de los calambres.
  • Semillas de mostaza
    Hervir por 10 minutos una cucharadita de semillas de mostaza en un litro de agua, para realizar un baño de piernas durante 20 minutos.
  • Sarraceno, castaña de indias y hojas de parra (recomendado)
    TRIGO SARRACENO contiene una sustancia activa llamada rutina, que evita la porosidad de los vasos y contribuye a aumentar el riego sanguíneo en las venas pequeñas.
    CASTAÑA DE INDIAS contiene escina como principal sustancia activa. Tonifica las venas, por lo que las paredes debilitadas vuelven a tensarse y se facilita el flujo sanguíneo hacia el corazón.
    HOJAS DE PARRA sus flavonoides tensan las venas, eliminan las acumulaciones de sangre y facilitan con ello el flujo sanguíneo en las piernas.
    La combinación de estas tres sustancias naturales, mediante el uso de pastillas, pomadas o preparando infusiones, son un excelente tratamiento para los calambres musculares, puesto que facilita la circulación de la sangre en todo el cuerpo.
  • Miel y vinagre de manzana contra los calambres
    Mezclar una cucharada de miel y otra de vinagre de manzana en una taza de agua caliente. Beber para lograr una adecuada distribución del calcio en el cuerpo y evitar los calambres crónicos.
  • Receta casera con flores de artemisa
    Cuando los calambres sean ocasionados por intenso frío, calentar sobre una sartén hojas y flores de artemisa. Luego, frotar la parte afectada con las mismas y dejar actuar un rato sobre la piel cubriéndolas con una toalla.
  • Aceites esenciales
    Colocar varias veces al día aceites esenciales como el de eucalipto, pino, romero o tomillo en el área afectada, ya que dan una sensación de calor que ayuda a relajarse.
  • Te de Ginkgo biloba para evitar los calambres
    Hervir tres cucharadas de Ginkgo biloba en una taza de agua durante 10 minutos. Retirar del fuego y beber la infusión a lo largo del día.
  • Abundante líquido
    Prepara una infusión de valeriana y apio, y bebe al menos 3 tazas diarias.
  • Baño de agua tibia
    Tomar un baño con agua tibia antes de la hora de dormir puede aumentar la circulación a las piernas y reducir la aparición de calambres nocturnos.

"Las personas con más probabilidades de sufrir calambres musculares son los atletas y los adultos a partir de los 40 año, ya que se acelera con la inactividad."

Sugerencias para evitar los calambres

  • Ingiere alimentos ricos en vitamina B12, ácido fólico, vitamina E, niacina, calcio, magnesio y potasio. También puedes complementarlos con vitaminas.
  • No practiques ejercicios en condiciones extremas de frío o calor.
  • Usa ropa suelta en las piernas o la zona donde sufres los calambres con frecuencia.

"No olvides que la mejor manera de evitar los calambres musculares es prevenirlos con una buena alimentación y ejercicios suaves diarios."