Estoy agradecido por...

La importancia de estar agradecidos

Seguramente habrás tenido uno de esos días en los que parece que el mundo está al revés. Los planes no se concretan, los esfuerzos no rinden frutos, y pareciera que las cosas no quieren llegar a su final feliz, siquiera a buen sendero. Pero esos son, precisamente, los momentos en los que más debemos estar agradecidos por aquello que sí tenemos, concentrándonos en lo positivo y esperanzador que esta vida tiene para darnos.

En esta nota te proponemos un ejercicio para aprender a recordar nuestras bendiciones, y para tener en la mente y en el corazón toda esa energía positiva que a diario olvidamos.

Afirmaciones, energías positivas y agradecimientos

Lo cierto es que, sin importar qué tan mal vaya nuestro día, nuestra semana, siquiera nuestro mes, siempre tienes algo por lo que puedes estar agradecido. La clave aquí es no subestimar aquellas delicias que dan sal a nuestra existencia: tenemos salud, familia, amigos, un perro que nos acompaña hasta en los peores momentos y, si incluso sientes que todo eso te falta, aún tienes vida y voluntad, para seguir luchando y avanzando.
Mientras se tenga aire en los pulmones, dicen los sabios ancianos, se tiene la capacidad de salir adelante.

Así de simple es la mecánica. Se trata de ver, en lugar de eso que nos falta, eso que ya tenemos. "Hoy he tenido un día de perros... pero mi cabello luce de maravillas".
Estas simples afirmaciones, aunque parezcan algo vagas, pueden ser el combustible que nos pone en marcha, que nos destraban del mal humor, que nos provoquen incluso una sonrisa. Aprender a reírnos de nosotros mismos también es una gran herramienta: si has tenido uno de esos días que "mejor olvidar", pero aún así tienes la capacidad de reír, ya tienes la batalla ganada.

Todo tiene valor a la hora de agradecer

Cuando tenemos dificultades económicas, familiares, problemas serios y grandes preocupaciones, nos puede parecer con mucha facilidad que alegrarnos y estar agradecidos por cosas pequeñas no tiene sentido. Pero debes comprender la mecánica del positivismo, de las afirmaciones, de dejarte inundar por esta energía: no se trata de compensar lo malo con lo bueno en igual o superior medida, sino de poder notar que siempre hay otro punto de vista, que siempre se puede aliviar un mal humor con una sonrisa. Y en esto, la repetición es el factor clave.

Agradecer tener una familia amorosa es sólo el primer paso del día. Debes recordar todas las pequeñas cosas que te dan placer, que te hacen sentir especial. Poder disfrutar de un atardecer en tonos naranja, del olor de la brisa fresca a primera hora de la mañana, ver paisajes únicos, disfrutar viendo a un bebé en brazos de su madre por la calle, reír con un gato que se pasea por la vereda... lo que sea que te haga salir de esa caja de preocupaciones y pesares de la vida diaria será una herramienta útil en este emprendimiento.

Aprender a agradecer lo que tenemos es un paso importante hacia nuestro bienestar. No subestimes nada de nada: agradece por la vida, por tus capacidades, por poder salir airoso de un enfrentamiento, por haber conducido de maravillas de camino al trabajo, por no haber tenido una complicación seria en una situación particular, siquiera por haber podido comprarte ese par de zapatos nuevos cuando los viejos se habían deteriorado. Siempre tienes algo de lo que estar agradecido, y por lo cual sentirte satisfecho, aliviado, y un tanto feliz.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Estoy agradecido por..., te sugerimos que visites nuestra sección Calidad de Vida / Autoayuda.

Esta nota te fue útil?
3 valoraciones.
El 67% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social