Cómo disfrutar de un buen jamón serrano

Secretos para saborear un jamón serrano

El jamón serrano, un placer que podemos darnos con cierta frecuencia, tiene sus pequeños secretos para el máximo disfrute. Y no sólo los grandes expertos pueden conocerlos, sino que tú mismo los sabrás leyendo esta nota.

Una buena feta o una deliciosa pata de jamón serrano no es un lujo, aunque sí debemos tomarlo como un alimento especial. Ante todo, debemos asegurarnos de elegir un buen jamón, ya sea en fetas o porciones, o en una pieza con hueso. El sitio de compra es importante: debes elegir sitios o tiendas certificadas, donde tengas la seguridad de comprar alimentos con la apropiada certificación gubernamental, y cumpliendo también con rigurosas condiciones de higiene y limpieza.

También el conocimiento de los vendedores del jamón será importante, pues con un inadecuado mantenimiento, hasta el más delicioso producto puede sufrir deterioros. Como primera medida: elige el sitio de compras especializado en tal delicia. También asegúrate de probar el jamón antes de comprarlo, pues el curado y el punto de sal dependerán entre los vendedores y elaboradores, y sólo tú conoces tus gustos.

Cómo conservar el jamón

  • Si has comprado el jamón en pieza con hueso, es decir: la pata completa, debes mantenerla en un estado óptimo. Nunca en un sitio húmedo o en un lugar de clima extremo, ni frío ni caliente. Si tu sótano no padece de humedad condensada, este será el sitio ideal. El jamón debe recibir un mínimo de aire, nunca en exceso, y debe ser mantenido en una temperatura constante y regular.
  • La temperatura óptima del jamón, para su corte y consumo, es de 23°C. Es a esta temperatura que podrás apreciar, de manera pronunciada y armónica, las tres percepciones de sabor que debe poseer cada feta o porción de un buen jamón serrano: el dulce, el salado, y el "ahuesado".
  • Con una pata entera, debes tener la precaución de dejarla "sudar" antes de cortarla. Esto significa que debes colgarla o colocarla en el soporte, y dejarla durante unos tres a cuatro días, sin abrir. Así, el jamón obtendrá la temperatura del ambiente, óptima para el consumo.

Cómo cortar el jamón serrano

Al cortar el jamón, el principal secreto está en utilizar un cuchillo muy afilado. Es buena idea destinar el cuchillo de mayor filo, junto a una piedra u otro elemento de afilar, junto a la pata. Luego de cortar, envuélvelo en papel de cocina, para mantenerlo libre de suciedad. Recuerda cortar siempre en sentido contrario a la ubicación de la mano que agarra el jamón, para prevenir accidentes.

Corta fetas lo más finas o delgadas posible. El jamón debe consumirse en cortes delicados, bien acompañado de sabores neutros o acompañantes. El pan, tostado o blanco casero, es una gran compañía. Algunas pastas y dips de sabores delicados y ahierbados son adecuados. Siempre procura dejar un poco de grasa en la fina feta de jamón, ya que estas complementan el delicioso sabor.

Bebidas para acompañar el jamón

  • La bebida con la que se acompañe el jamón es un dato importante. Debe ser siempre la adecuada, y entre ellas, la cerveza suele ser la mejor compañía, por su untuoso sabor.
  • También algunos vinos blancos (siempre bien fríos) pueden ser también otra buena opción. Si eliges vinos tintos, procura que sean jóvenes, de preferencia sin maderas, y muy frutados.
  • Las cavas o espumantes, al igual que las bebidas gaseosas, pueden ser compañeras del jamón serrano, siempre que estén frías y que no posean sabores demasiado ácidos o amargos, ni en extremos.
GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo disfrutar de un buen jamón serrano, te sugerimos que visites nuestra sección Trucos.

Esta nota te fue útil?
19 valoraciones.
El 74% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social