Cómo deshacernos de los libros viejos

Nada se tira, todo se transforma, y con más razón si hablamos de libros. Nuestras fuentes de conocimiento merecen un mejor lugar si ya no queremos tenerlos con nosotros.

Cómo deshacernos de los libros viejos

Deshacernos de los libros viejos

A muchos lectores aficionados les sucede que terminan teniendo más libros que espacio de almacenamiento. Ya sea por compra, por regalo o por el motivo que fuere, se hace indispensable clasificar los libros que conservaremos, y darle un buen fin a los que lamentablemente ya no podamos tener en guarda.

Cómo deshacernos de los libros viejos
Cómo deshacernos de los libros viejos

© Depositphotos.com/Baloncici

Consejos para deshacernos, reutilizar o reciclar viejos libros

Clasificarlos:

  • Para llevar a cabo esta tarea de deshacernos de estos libros viejos, vamos a clasificarlos disponiendo todos nuestros libros (nuevos y viejos, rotos y sanos: todos) en alguna mesa o en el piso.
  • Los separaremos en tres pilas: una con los libros que en verdad queremos conservar, otra con los que ya no queremos tener y una con aquellos que aún tengamos duda.
  • Tomaremos un tiempo de descanso, y al día siguiente nos abocaremos a separar la pila de los libros dudosos en alguna de las otras dos. Ya logrado el montón, guardamos los de la primera pila, y nos disponemos a deshacernos de los de la segunda.

Donarlos o regalarlos:

  • Si los libros estuviesen en buen estado, podemos regalarlos simplemente. Podemos obsequiarlos a un amigo, o también donarlos a alguna biblioteca pública que les dará un buen hogar y un gran uso.
  • Dependiendo de su temática, también podríamos donarlos a alguna escuela que les dará una gran utilidad.
  • También podemos llevar estos libros en desuso a una feria de intercambios, para obtener nuevos ejemplares, o quizás hasta podamos venderlos en una tienda de libros usados, ganando algo de dinero en el proceso.

Venderlos:

  • También podemos venderlos directamente a través de portales de subastas por internet, o directamente a compradores conocidos.
  • Para decidir el destino final de los libros viejos, podemos separarlos en categorías.
  • Los libros de ciencia ficción y novela serán muy apreciados por muchos sectores, mientras que los técnicos o muy específicos deberían ser donados, quizás, a entidades educativas.
  • Quedará a nuestro criterio y sujeto a la disponibilidad de nuestra ciudad, la elección del destino final de los libros que ya no queremos con nosotros.

Reciclarlos:

  • Si estos libros viejos estuviesen dañados, rotos, amohosados o demás, podemos utilizarlos para realizar numerosas tareas de artesanía y reciclado.
  • Podemos usar las páginas para hacer la técnica de cartapesta en nuestros proyectos creativos, hacer papel reciclado, o bien podemos crear ladrillos para el fuego.

Deshacernos de los libros viejos ya no será un problema con estas soluciones. Ahora solo resta seleccionarlos y darle el destino más apropiado a aquellos libros que ya no quieras o no puedas conservar en tu hogar.

"Si los libros viejos estuviesen en buen estado, podemos obsequiarlos a un amigo, o también donarlos a alguna biblioteca pública."

'

"También podemos vender los viejos libros directamente a través de portales de subastas por Internet, o directamente a compradores conocidos."