Cómo cuidar los geranios

Consejos para cuidar los geranios

Los canteros y balcones de nuestras ciudades se visten de fiesta con la belleza y el colorido de los geranios. Aunque se trata de variedades resistentes, lo cierto es que las condiciones climáticas y ambientales pueden exponerlos a ciertas amenazas, que son muy fáciles de evitar si aplicas buenos consejos como los que veremos en esta nota.

Cómo evitar las plagas del geranio

Las plagas son bastante difíciles de eliminar de nuestros ambientes, pero no imposibles. Si tu geranio ha sido invadido por babosas, pulgones, hongos o ácaros, ya sea en tus tallos, hojas o flores, debes actuar cuanto antes.

Repasa la zona afectada con un paño seco y suave, con cuidado de no dañar la planta, para retirar los insectos y agresores. Luego, aplica el medicamento o el tratamiento adecuado, preparando tus propias recetas caseras o aprovechando los productos comerciales, siguiendo al pie de la letra las recomendaciones del fabricante.

Evita estas plagas cuidando el riego de tu geranio: no debes dar agua en abundancia, sino sólo lo suficiente y directamente a la tierra, para mantenerlo siempre con un bajo nivel de humedad. Una condensación excesiva puede dejar a la especie muy vulnerable al desarrollo de hongos, más difíciles de eliminar una vez asentado; puedes observarlo al pie del tallo, en manchas de color negro u oscuro, o en el tallo y la tierra con un aspecto de polvillo blanquecino.

Aplica insecticida para plantas de exterior una vez por mes, y así te asegurarás de no tener plagas agrediendo a tu bello geranio.

Cómo quitar la mariposa del geranio

Se trata de uno de los males más habituales en esta planta, y puede prevenirse simplemente aplicando un insecticida específico una vez por mes. Se trata de una oruga verde y de unos 2 centímetros de longitud, que se asienta en los tallos jóvenes y en las hojas, anida, y luego se convierte en mariposa tras su eclosión. Se alimenta de los tallos, dejándolos agujereados y, por ende, las hojas se ponen mustias y mueren.

Insectos que atacan a los geranios

Los pulgones son muy habituales en los geranios. Los podrás ver en las hojas, alimentándose de ellas y marchitándolas. También la araña roja se evidencia con manchas amarillas en las hojas y tallos jóvenes, además de hojas comidas.

Las cochinillas y la mosca blanca, más fáciles de observar, dejan secuelas similares, además de hacerla propicia para atraer a la negrilla, un hongo nocivo. El exceso de humedad favorece el desarrollo de la botritis o pudrición, mientras que las heridas en la planta (por acción de agresores, golpes o daños) la dejan expuesta al asentamiento de bacterias y hongos.

El mejor cuidado para los geranios es retirar las hojas y tallos secos, mustios, de aspecto putrefacto o heridos, y hacer un riego suficiente directo a tierra, interrumpiendo un día por semana. Cuida de la limpieza exterior y airea la tierra una vez por mes, mientras agrega el insecticida preventivo, y tus geranios estarán siempre fabulosos.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo cuidar los geranios, te sugerimos que visites nuestra sección Jardinería.

Esta nota te fue útil?
19 valoraciones.
El 100% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social