Cómo Cuidar la Cinta

Características y Cuidado de la Cinta

La cinta es una planta muy común en los hogares. Sus hojas son finas, alargadas, de color verde con una tira blanca en el centro. Presenta flores blancas y pequeñas. En general, se usa como planta colgante, aunque también puede plantarse directamente en el suelo.

El mejor lugar para ubicar la cinta es donde la luz le de en forma indirecta. Si le da el sol, puede perder su tira blanca y quedar las hojas totalmente verdes. Lo mismo ocurrirá si la colocamos en un lugar de poca luz.

Se adapta a casi cualquier suelo y no necesita de mucho riego, ya que almacena agua en sus raíces. No es conveniente rociar las hojas con un pulverizador, solo en el caso en que el ambiente en donde se encuentra sea extremadamente seco. La cinta tolera el frío, pero no las heladas fuertes.

Los pulgones y las cochinillas son las principales plagas que las pueden afectar. Para evitarlas, debemos utilizar fertilizante líquido cada 15 días, en primavera - verano, y sobre todo en la época de floración.

Cómo cuidar una cinta: Analizando las hojas

Las hojas nos pueden revelar si la cinta esta sufriendo algún tipo de inconveniente:

  • Si las puntas están secas, puede ser que el ambiente esté muy seco o que le esté dando el sol.
  • Si están sin brillos, hay que pulverizar con un rociador.
  • Si la hojas están muy lacias es que hace demasiado calor. Es mejor trasladarla a un lugar mas fresco.
  • Si la planta está sin brillo, es porque necesita fertilizante.

Si quieres saber más sobre el cuidado de esta planta, lee nuestro artículo "Cómo reproducir una cinta" 

Gracias por leer Cómo Cuidar la Cinta, si te gustó este artículo, suscribete a cualquiera de nuestras redes sociales y recibe publicaciones destacadas todos los días. Solo tienes que hacer click aquí.

Esta nota te fue útil?
31 valoraciones.
El 94% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social