Consejos para Renunciar al Trabajo

Claves para Renunciar al Trabajo

Si se hiciera una encuesta a los empleados de diferentes empresas, seguro dirían que renunciar al trabajo puede convertirse en uno de los momentos más estresantes y vergonzosos de la vida profesional. Porque no importa de qué manera lo comuniques, no siempre quedará bien visto. Los empleadores creen que al contratar a alguien esa persona estará allí por muchos años y cuando eso no ocurre, pueden tomarlo de mala manera.

Pero más allá de ello, renunciar a tu empleo siempre tiene que dejar una enseñanza y un recuerdo positivo. Esto quiere decir que de nada te sirve dar un portazo y no regresar jamás, ya que puede traerte varios perjuicios a futuro; no podrás conseguir buenas referencias de esa compañía y además, nunca se sabe cómo son “las vueltas de la vida”, quizás el día de mañana el mismo jefe que odiabas y le gritaste que te ibas pasa a ser el gerente de la nueva empresa en la que trabajas tan felizmente.

Consejos para renunciar al trabajo. Guía para dejar tu trabajo de manera profesional. El modo correcto de renunciar al trabajo

© Depositphotos.com/piotr_marcinski

Imagen 1. Avisa con tiempo que dejarás tu trabajo. Ten en cuenta que necesitarán a alguien para cubrir tu puesto

De una u otra manera, dejar el trabajo es una experiencia liberadora. Por alguna razón estarás cambiando de puesto o de compañía, ya sea por el salario, el horario, la ubicación, las tareas, el ambiente, las posibilidades de crecimiento, etc. Entonces, al salir de esa oficina en la que pasaste algún tiempo con tus pertenencias, crees que el mundo te sonríe. Siempre y cuando ya tengas un empleo acordado en otro sitio o una idea para emprender por tu cuenta.

5 pasos para renunciar al trabajo

Si ya has tomado la decisión de dejar el trabajo, entonces debes aprender algunas cuestiones básicas para que tu salida sea lo más amena posible. Presta atención a estos pasos para renunciar al trabajo (de manera tradicional):

1. Ten un plan para llevar a cabo apenas renuncies: Cuando tengas la certeza de que has conseguido otro empleo o que puedes mantenerte con un emprendimiento propio, recién allí empieza a pensar en renunciar al trabajo. Lo ideal es haberlo hecho cuando ya encontraste otro. No asumas que te lo podrás arreglar hasta conseguir un nuevo empleo. Trata de tener la confirmación de cuándo comienzas en el nuevo puesto. Y si eso todavía no es así, al menos debes haber ahorrado lo suficiente como para poder pasar un tiempo buscando, no lo gastes en cualquier cosa, sino en lo que es realmente necesario. Lo demás puede esperar. Y además, asegúrate de dejar el trabajo por una razón valedera, no porque has tenido un entredicho con tu jefe o no te gusta levantarte temprano.

2. Avisa con al menos dos semanas de anticipación: En algunos empleos, el “preaviso” debe ser de un mes, pero eso dependerá de las circunstancias. No caigas en el error de decirle a tu jefe “renuncio hoy mismo” a las 17 horas. Si avisas con tiempo estarás demostrando tu seriedad. Ten en cuenta que necesitarán a alguien para cubrir tu puesto y eso puede llevar un tiempo. Hasta tal vez te pidan que esperes e instruyas al nuevo empleado. Tampoco des el aviso con demasiada anticipación, ya que eso te puede jugar en contra el poco o mucho tiempo que te quede en ese lugar.

3. Habla con tu jefe: Tiene que enterarse por ti que vas a dejar el trabajo y no por otras personas. Por más de que nunca se hayan llevado de maravillas, tienes que pedir una cita con él o perdirle que te conceda cinco minutos de su tiempo. Si el puesto te lo permite, evita renunciar por teléfono o por mail. Asegúrate de que tu jefe sea el primero en enterarse de tu decisión, no se lo cuentes a tus compañeros antes si no quieres problemas o malos entendidos. La conversación debe ser concisa y positiva. Indícale los motivos que te han llevado a renunciar al trabajo, siempre de forma educada y respetuosa. Si te pregunta por un nuevo empleo, di que has hallado algo que se adapta más a tus objetivos. Agradécele la oportunidad de haber trabajado allí, aunque sea por cortesía. Y aprovecha para pedirle permiso para incluirlo en la lista de referencias para futuras búsquedas. Haz todo lo posible para que tu (ahora ex) empleador se quede con una buena impresión de ti. Ve preparado con las típicas preguntas que puede llegar a hacerte: ¿por qué?, ¿cuándo?, ¿dónde irás? ¿lo has pensado bien?.

4. Prepara la carta de renuncia: En algunos casos es necesario presentar una carta formal al renunciar al trabajo. En otros, simplemente se envía una carta “modelo” que has de firmar y enviar por correo o personalmente al área de recursos humanos.

5. Mantén la profesionalidad los días que te quedan como empleado de esa empresa. No llegues tarde y deja todo lo mejor resuelto posible. No interrumpas a los demás trabajadores ni empieces a decir chismes o mentiras sobre algunos de ellos.

¿Estás pensando en renunciar al trabajo? Con estos simples y eficaces pasos podrás hacerlo sin problemas y evitando inconvenientes a futuro.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Consejos para Renunciar al Trabajo, te sugerimos que visites nuestra sección Negociación laboral.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social