Cómo sentirse bien y renovados a diario

Con el ritmo acelerado que vivimos por estos días, tomarse una pausa para repensar nuestras bondades y defectos, tomar aire y "respirar la vida", será una buena técnica para sentirse mejor y renovado.

Cómo sentirse bien y renovados a diario

Consejos para sentirse bien

Ya sea por el estrés, las obligaciones, el encierro y los problemas cotidianos, solemos sentirnos agobiados y algo faltos de energía. Podemos combatir estas malas sensaciones con ejercicios y una dieta saludable, aunque en más de una ocasión esto pareciera no ser suficiente.

Renovarse con aire, sol y agua

Para sentirse bien y renovados a diario, podríamos aprender mucho de las culturas milenarias orientales. Ellos nos dicen que, como base indispensable, el organismo necesita tres "baños" a diario: uno de agua, uno de sol, y uno de aire. Ello se refiere a una ducha restauradora, a nadar en una pileta, a visitar un dique o lago y remojar nuestros pies en él; a la exposición al sol como renovador de energías en un espacio libre y abierto de preferencia; y aunque haga frío, a la respiración de aire limpio al menos una vez al día para revitalizar nuestras energías, ya sea practicando algún deporte o ejercicio, o bien disfrutando del aire limpio de camino al trabajo.

Cómo sentirse bien y renovados a diario
Cómo sentirse bien y renovados a diario

"La respiración de aire limpio al menos una vez al día, revitaliza nuestras energías, ya sea practicando algún deporte o ejercicio, o bien disfrutando del aire limpio de camino al trabajo."

Sentirnos bien recordando lo mejor del día

Para sentirse bien y más renovados, podemos poner en marcha algunas técnicas sencillas. Por ejemplo, podemos dedicar algunos minutos al final de la jornada, para recordar o para enfocarnos sobre lo mejor que tuvo este día, sea lo que sea. Puede ser la sonrisa del almacenero cuando compramos algo, o el mimo de nuestra mascota al regresar, o quizás el arco iris que vimos en el cielo o haber  escuchado nuestra canción favorita por la radio.

Para sentirnos bien nos tenemos que querer

Otra manera de sentirse mejor, es querernos más. Para ello, necesitamos recordar constantemente nuestras fortalezas, ya sean intelectuales, prácticas, estéticas o las que sean. Dedica un momento al día a elogiarte: frente al espejo admirá tus ojos, o felicítate por tener el cuerpo sano a tu edad, o elogia tu habilidad para resolver situaciones cotidianas, como planificar las comidas de la familia o saber guardar la mercadería en tiempo récord. Todos los aciertos son válidos aquí.

"Podemos dedicar algunos minutos al final de la jornada, para recordar o para enfocarnos sobre lo mejor que tuvo este día."

Cambiar nuestras fallas

Pero todos tenemos cosas negativas, y para sentirnos mejor no debemos olvidarlos. También piensa en tus fallas, desaciertos y defectos, y concéntrate en la manera de aprender a convivir con ellos como algo inevitable, o bien piensa la forma de mejorar la situación. Lo importante es saber que los defectos están en todas las personas, y tenerlos no te hace menos, sino simplemente un ser humano.