Cómo estar activo en vacaciones

Cómo mantenerse en actividad durante las vacaciones

Si te vas de vacaciones seguramente estarás pensando en una simple imagen: la vista del horizonte, las puntas de tus pies cruzados uno sobre otro, y prácticamente nada más, pues estarás tan relajado que ni siquiera en tu imaginación querrás levantarte de esa tumbona.

Pero mantenerse tan ocioso en las vacaciones no significa más relajación, sino lo contrario. Puedes relajarte igual haciendo actividades placenteras (o simplemente; sin ir a la oficina). Además, mantenerte activo en las vacaciones te ayudará a que el regreso a casa no sea un cambio tan brusco en tu cuerpo, evitando así el mal humor, la depresión post vacacional e, incluso, el choque al sistema inmunológico de tu cuerpo, que suele darte algún que otro resfriado al momento de regresar al trabajo.

Sol y alimentación

Cuando te mantengas activo en el verano, hazlo con inteligencia y cuidado de tu cuerpo. Nunca te expongas al sol sin la adecuada protección solar en la piel, aplicada siempre 20 minutos antes de salir para que el producto entre en acción. Utiliza gafas de sol para proteger tus ojos, y sombreros o gorros.

Recuerda que el sol actúa como vasodilatador. Si tienes condiciones cardíacas o si tomas anticoagulantes, mayor razón para no excederte con la exposición. Mantente siempre bien hidratado, bebiendo agua, zumos y jugos de frutas, o batidos. También, aprovecha para comer frutas frescas, como melones, sandías, durazno y todas las frutas de estación. Estos alimentos te mantendrán hidratado y energizado, sin aportes extra de carbohidratos y calorías que te harían sentir aletargado, sólo con ganas de volver a tumbarte al sol.

Evita los alimentos pesados, las carnes, las grasas y los fritos. También procura no consumir comidas muy saladas, pues favorecerían tu retención de líquidos. Restringe el consumo de alcohol o, en cuyo caso, bebe alcohol sólo por las noches, y nunca al sol.

Ejercicios para hacer en vacaciones

Comienza el día con un poco de ejercicio suave. Ni bien te levantes, antes de desayunar y luego de asearte, ve a caminar. Aprovecha el clima fresco para hacerlo, y disfruta del paisaje diferente de tu sitio vacacional. Si estás en una zona costera, camina por la vereda o por la arena mojada, dejando que el mar te refresque, para no exigir demasiado a tu cuerpo como lo harías caminando sobre la arena seca.

Luego de 20 o 30 minutos de caminata, disfruta de un desayuno completo. Agrega frutas frescas, infusiones, panificados, fiambres, lácteos y todo lo que te apetezca, evitando los fritos del desayuno continental o las golosinas. Luego, disfruta del día de vacaciones haciendo actividades de todo tipo (juega a la pelota o con paletas de playa, sal a caminar, haz una caminata, ingresa a un concurso de baile: todo lo que haga mover tu cuerpo de maneras entretenidas y ponga una sonrisa en tu rostro), cuidando siempre de tu protección y alimentación.

Por la noche, date una gran ducha tibia para eliminar las toxinas adheridas a la piel mediante la sudoración diaria. Luego, sal a dar un paseo por la noche, disfruta del cielo y de la ciudad. Viste cómodamente y carga una botella de agua. Simplemente disfruta: no tienes prisa ni apuro, ni debes vestirte para impresionar.

Al volver a casa, podrás cenar delicioso y seguir disfrutando de tus vacaciones.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo estar activo en vacaciones, te sugerimos que visites nuestra sección Viajes y Recreación.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social