Cómo actuar cuando los niños sufren de enuresis

Niños con enuresis

El concepto de enuresis abarca a toda micción o pérdida de orina involuntaria a partir de una edad en que el niño podría controlarla sin inconvenientes (de 4 a 5 años como máximo). Si bien la mayoría de las veces estos “accidentes” ocurren durante las horas de la noche, no es raro que ocurran también durante el día.

Clases de enuresis y causas

Hay dos clases de enuresis, aquella que sufre un niño que nunca ha logrado controlar efectivamente la micción, y otra, también llamada secundaria, que es aquella que ocurre en los niños que ya habían controlado esfínteres con anterioridad.

Este retroceso que ocurre en la enuresis secundaria, suele aparecer o estar relacionado con cambios en el ambiente familiar, como puede ser una mudanza, el nacimiento de un hermano, la muerte de un ser querido, separación de los padres, etc. Todas estas situaciones pueden provocar ansiedad o estrés en el niño, lo cual puede manifestarse a través de la enuresis.

La perdida de orina involuntaria también puede producirse por la sobre-protección por parte de los padres, lo cual puede generar excesiva dependencia de los niños hacia ellos, o una mala alimentación, que puede provocar una mayor necesidad de orinar durante la noche (por ejemplo, tomar la mamadera antes de dormir).

Es necesario estar conscientes que la enuresis es una respuesta; la manifestación del niño hacia algo que está pasando y que no puede expresar con palabras, no porque no pueda o sepa hablar, sino porque no sabe qué le pasa. Es complicado que un niño manifieste que se encuentra triste porque extraña su antiguo hogar, o que siente celos de su nuevo hermano. Por lo tanto, es importante ver y reconocer que la enuresis es una señal que nos indica la posible existencia de algún tipo de conflicto o problema, y puede necesitar de un tratamiento profesional para resolverlo.

¿Cómo actuar cuando los niños sufren de enuresis?

Las siguientes recomendaciones dan algunas sugerencias sobre la actitud que deben asumir los padres frente al niño:

  • Establecer una buena comunicación. Explicarle que su problema pronto va a desaparecer.
  • No castigarlo ni comentar a todos el problema del niño. Ponerlo en evidencia solo provocará mucha ansiedad y sentimientos negativos, lo que no favorecerá la solución del problema.
  • Cuando el niño desee hablar del tema, hay que escucharlo con atención para que no se sienta solo ante sus sentimientos.
  • No reiniciar el uso de pañales. Si lo que se desea es que el colchón no se moje, bastará con colocarle un plástico encima.
  • Otra actitud positiva es que el niño colabore con el cambio de sábanas y pijama, pero sin retos o reproches de por medio. La razón para solicitar su ayuda es para que se sienta parte involucrada en el saneamiento del error.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo actuar cuando los niños sufren de enuresis, te sugerimos que visites nuestra sección Niños.

Esta nota te fue útil?
3 valoraciones.
El 67% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social