Aditivos en las Comidas que Debes Evitar

Aditivos Peligrosos en las Comidas

Muchos son los aditivos de las comidas que debes evitar y que están presentes en los alimentos enlatados, envasados, pouch, cartón y de elaboración industrializada. Estos compuestos, si son consumidos de manera habitual, van intoxicando el cuerpo lentamente.

Las grandes corporaciones los agregan para prolongar la vida útil de sus ofertas, darles más aroma, color o sabor, sin consideración al efecto que logran en tu organismo. Por eso, aquí te contamos cuáles son los aditivos más habituales que encontrarás en las comidas rápidas, procesadas y previamente elaboradas, para que aprendas a reconocerlos y evitarlos cada vez que puedas.

¿Qué son los aditivos de las comidas?

Los aditivos son compuestos que se agregan a los alimentos empacados (por distintos medios), que buscan estabilizar los compuestos, prevenir su deterioro en las góndolas, prolongar su vida útil, dar más sabor, color, aroma y otros fines. Se trata de productos con una utilidad, aunque en el organismo son sólo residuos que afectan tu salud, restan energías y disminuyen tu bienestar.

Aditivos para alimentos que debes evitar. Componentes de las comidas que es mejor evitar. Comidas con aditivos que no deberías consumir

© Depositphotos.com/erierika

Imagen 1. Los colorantes pueden provocar diarreas, jaquecas, alergias, ¡y hasta propiciar el desarrollo de células cancerígenas!

Aunque la enorme mayoría de los aditivos peligrosos para el ser humano están prohibidos en casi todos los países del mundo, algunos productores inescrupulosos siguen usándolos para aumentar sus ganancias, a costas de la salud de sus consumidores. Lee siempre las etiquetas de información nutricional de todos los alimentos e ingredientes que compres, para verificar que sean libres de estos tóxicos.

Aditivos en las comidas: ¿cuáles son y qué producen?

- Bromato de potasio: Este compuesto, frecuente en la panadería y pastelería, suele agregarse a las harinas para aglutinar los ingredientes de la preparación. Su consumo diario produce tumores (en especial en los riñones), mesoteliomas y otros tipos de complicaciones renales, hepáticas, pulmonares y más.

- Dióxido de azufre (E220). Mayormente presente en bebidas con y sin alcohol, aunque también en frutos secos, patatas fritas de bolsa y otros alimentos. Se lo utiliza como conservante que evita el deterioro y la contaminación bacterial en los alimentos y bebidas. Suena beneficial, seguro, pero la verdad es que su presencia en el humano puede provocar hipotensión, afecciones bronquiales, shock anafiláctico, entumecimiento de extremidades, y destruye las vitaminas B1 y E.

- BHA y BHT (E320). Es un conservante de origen sintético (derivado del petróleo) que previene los cambios en la estructura de los alimentos y bebidas (en sabor, color, textura, etc.) y prolonga su vida útil. Su consumo habitual ha demostrado impactar el sistema nervioso, modificar el comportamiento, y se lo ha relacionado con el desarrollo de muchos tipos de cánceres, deterioro endocrino y modificación celular. No sólo se lo usa en la industria de alimentos (patatas fritas, golosinas, salchichas, gelatinas, mantequilla, granos y otros), sino también en la de la cosmética: cuídate de este compuesto tan perjudicial para tu salud, leyendo bien las etiquetas de los productos que compres.

- Nitrato y nitrito de sodio. Conservante usualmente agregado a los embutidos para impedir el desarrollo de bacterias, ha demostrado ser causante de distintos tipos de cáncer.

- Glutamato monosódico (MSG, E621). Demasiado frecuente, aún legal en muchos países, y también demasiado peligroso, este aditivo mejora el sabor de los productos al tiempo que excita las células llevándolas al deterioro o hasta la muerte, y provocando daño neurológico, provocando obesidad (reduce la respuesta de saciedad, con lo que comes más), entre otras amenazas a tu salud.

Otros aditivos que es mejor evitar

Hay muchos otros aditivos que pueden ser potencialmente peligrosos, en particular para personas con intolerancias, alergias o mayor sensibilidad a ellos.

Uno de ellos son los sulfitos (sulfito de sodio E221), que siguen estando demasiado presentes en casi todos los alimentos y bebidas que compramos, ya sean listos para consumir como también ingredientes para preparar, mezclas, harinas, lácteos y miles de ejemplos más.  Y cuídate de los colorantes (en particular los de códigos E133, E124, E110, tartrazina 102, entre otros).

También podrás ver que en tus compras hay cantidades de grasas trans (cuyo peligro para la salud ya conoces, pero sigue siendo legal y de uso corriente en muchísimos países), edulcorantes, que han probado una y otra vez su potencial amenaza para la salud, como el acesulfame K, el aspartamo, y el jarabe o sirope de maíz alto en fructosa (HFCS).

Síntomas a los que debes prestar atención

Algunos de los síntomas más frecuentes, testigos del consumo abusivo de algunos de estos aditivos, incluyen las diarreas, vómitos, dolor abdominal, edemas y distensiones hepáticas, problemas en la sangre, confusión, mareos, cambios en la conducta, insuficiencias orgánicas y muchos más. Si sueles presentar algunos de estos síntomas con frecuencia, en especial luego de consumir productos comerciales alimenticios, consulta con tu médico, quien hará los análisis correspondientes.

Procura comer alimentos y bebidas tan naturales como puedas, y prepararlos en casa usando ingredientes frescos, orgánicos y puros, para evitar la contaminación con estos aditivos en las comidas más comunes, y cuidar más y mejor de tu salud.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Aditivos en las Comidas que Debes Evitar, te sugerimos que visites nuestra sección Nutrición y Alimentación.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social