6 Claves para Renunciar a tu Empleo

Cómo Renunciar a un Trabajo

No es sencillo renunciar a un empleo. Primero, porque nos da un poco de vergüenza decirlo, segundo porque tenemos miedo de lo que pueda ocurrir o de las reacciones del empleador. También podemos sentirnos confundidos o poco preparados para semejante acontecimiento.

Si no te sientes cómodo con tu puesto y has hallado otro mejor, si no estás de acuerdo con el sueldo que recibes o crees que ya no tienes la posibilidad de avanzar; si estás en un empleo que no tiene nada que ver con tu profesión o si esperas tener una mejor calidad de vida... entonces, es momento de renunciar al trabajo.

Es probable que todos quieran directamente esfumarse y no regresar más a la oficina antes de tener que enfrentarse a la presión o los nervios de avisar que renuncian. Pero lamentablemente eso no es posible si quieres que el vínculo se mantenga. Nunca sabes en qué momento puedes regresar o hasta encontrarte con tu ex jefe en algún evento. Siempre es mejor renunciar al trabajo de la mejor manera. Por lo tanto, irse un día y no volver más no es una buena idea. ¡Recuerda que puedes necesitar una carta de recomendación o referencia para tu nuevo empleo!

6 consejos para renunciar a tu empleo. Pasos para renunciar a tu trabajo. Cómo informar a la empresa de tu renuncia

© Depositphotos.com/racorn

Imagen 1. Antes de renunciar al trabajo, recuerda ser agradecido con tu jefe e irte en buenos términos.

Por lo tanto, es preciso que hagas todo lo posible para dejar una buena impresión al renunciar al trabajo. Mantén las relaciones con los que consideres valen la pena y con el resto que todo quede “neutral”: ni bien ni mal.

6 tips para renunciar al trabajo

Cada uno tiene razones para dejar su empleo, y si están bien fundamentadas, no hay ningún problema. Ahora bien, es probable que no sepas cómo encarar esta situación por que te da vergüenza, temor o incertidumbre. Presta atención a estos tips para renunciar al trabajo:

1. Piensa bien antes de renunciar: A veces pasan cosas que no nos agradan en el empleo y enseguida pensamos en abandonar todo. No tomes decisiones impulsivamente porque puedes equivocarte, mejor planea con mucho cuidado cuáles serán tus movimientos, y mientras tanto, sigue desempeñándote como de costumbre. Piensa cómo puede ser una buena estrategia de salida y averigua cuáles son los pasos a seguir en la empresa. En algunos casos es preciso presentar una carta formal, y en otras, con avisar al jefe y enviar el telegrama de renuncia es suficiente.

2. Ten un resguardo: Antes de renunciar al trabajo, siempre es bueno tener un “plan b”, que puede ser un empleo nuevo o un proyecto propio ya encaminado. Si no tienes nada de ello, puedes optar por esperar un poco o por contar con unos buenos ahorros. De esta manera, al salir a buscar un nuevo trabajo no estarás desesperado y sin dinero.

3. Busca el momento oportuno: Tú más que nadie conoces la cotidianidad de la empresa para la que trabajas. Trata de hablar con tu jefe cuando las cosas parezcan tranquilas y no después de una reunión negativa. ¡Mucho menos si ha llegado con mal humor a su oficina o se lo ve demasiado estresado!. Los viernes por la tarde puede ser una buena idea, porque es cuando todos están con la mente en el fin de semana y no se trabaja tanto. Pide para hablar con él en privado, y que sea el primero en enterarse de tu decisión. Así evitarás los chismes y los malos entendidos.

4. Sé amable y agradecido: Nunca debes renunciar al trabajo de mala manera. Por más de que no soportes a tu jefe o estés cansado de lo que haces, agradece por la experiencia y lo que has aprendido en tu estancia en el puesto. Sé honesto y no “arrojes flores” porque si. Expresa con claridad los motivos por los cuales te irás de la empresa y promete que cumplirás con todos tus pendientes antes de dejar el empleo.

5. No esperes a último momento: Así como los empleadores tienen la obligación de avisar a un trabajador con un mes de anticipación que ha sido despedido, también los empleados tienen que notificar con tiempo. No retrases demasiado la charla con tu jefe, trata de decirle con algunos días o semanas para que pueda organizarse, contratar a alguien nuevo, etc. Entrega tu puesto de manera responsable y sé considerado con los que quedan.

6. Ofrece ayuda: Una buena manera de renunciar al trabajo y que las cosas queden bien con la empresa es ofrecerte a capacitar a quien te reemplace, o no dejar de trabajar hasta haber cumplido tus actividades o terminado tus tareas. Así estarás demostrando interés por la compañía y eso será muy valorado.

Renunciar al trabajo puede ser menos complicado de lo que piensas. Prepárate para el momento y sé valiente.

Si deseas leer más artículos similares a 6 Claves para Renunciar a tu Empleo, te sugerimos que visites nuestra sección Negociación laboral.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social