Cómo volver más activos a los niños

Si les enseñamos a los niños a hacer ejercicios y ser activos desde pequeños, se transformarán en adultos con una mejor calidad de vida.

Niños más activos

Volverse una persona más activa trae muchos beneficios para la salud, además de dar la oportunidad de disfrutar del aire libre o actividades en grupo o con la familia. Para lograrlo, nada mejor que comenzar de pequeños.

Cómo volver más activos a los niños

Lo ideal es motivar a la actividad desde la familia misma, para que de esa manera los niños también sean parte y mientras vayan creciendo se transformen en adultos activos.

Ideas para que los niños hagan más actividad

La mejor manera de volver activos a los niños es introducir la actividad poco a poco dentro de la rutina de la familia. Esto no es tarea tan difícil como se piensa, solo hay que tener en cuenta algunas pautas que nos pueden resultar positivas y beneficiosas.

Las actividades planeadas deben mantener cierta rutina y frecuencia, por ejemplo, salir a caminar todos juntos después de cenar (día de por medio) o ir todos los sábados a andar en bicicleta por el parque. Tratar de conocer cuales son las actividades que más atraen a los niños. Si la actividad les parece divertida, será más sencillo que la quieran realizar.

De a poco, sera bueno que vayan disminuyendo las horas que se pasan frente al televisor o computadora a tan solo 2 horas diarias. A medida que se vaya logrando esto, debemos motivarlos para que jueguen al aire libre con otros niños. Si en la casa no contamos con el espacio suficiente, podemos llevarlos a una plaza y mientras los cuidamos, caminar, correr o dedicarnos a leer algún libro interesante.

A su vez, cada tanto, se puede programar una salida diferente y en donde podamos realizar otro tipo de actividades, como visitar un parque de diversiones (comunes o con diversiones acuáticas), andar en barco a remos, realizar una excursión por la montaña (con guías), visitar un parque con actividades de trekking, escalada, rapel, ir a patinar, etc.

Además, si no disponemos de mucho tiempo, también podemos realizar actividad física en nuestras rutinas diarias, subiendo por las escaleras, estacionando el auto a dos cuadras del centro comercial y no en el mismo estacionamiento, arreglando entre todos el jardín, etc.

Si contamos con la posibilidad, en el barrio o escuela se puede incentivar a los niños a hacerse socios de algún club o centro vecinal, en donde se practiquen actividades con fines recreativos, como fútbol, básquet, voley, patín, campamentos, juegos al aire libre, etc.

"La mejor manera de volver activos a los niños es introducir la actividad poco a poco dentro de la rutina de la familia."

Si el niño tiene sobrepeso y esto lo limita para realizar actividades competitivas y de habilidad, tendremos que pensar cuáles pueden ser las más indicadas y menos frustrantes para el, por ejemplo caminatas, andar en bicicleta, realizar juegos al aire libre o nadar, entre otras.

"Volverse una persona más activa trae muchos beneficios para la salud, además de dar la oportunidad de disfrutar del aire libre o actividades en grupo o con la familia."