3 Reglas para Ser Más Eficiente en el Trabajo

Optimizar el tiempo y aprovecharlo al máximo parece ser la clave del éxito, pero, ¿cuáles son las reglas de eficiencia en el trabajo que nos permiten hacerlo?. Lee este artículo y conócelas.

Cómo Ser más Eficiente y Eficaz en el Trabajo

Las reglas para ser más eficiente no son un conjunto de normas aplicables solo en el trabajo, aunque es el campo que mejor se adaptan. Se trata de metodologías que nos pueden ayudar a optimizar el uso de nuestro tiempo y recursos en la vida diaria, para poder cumplir más de nuestros pendientes, ya sea en la oficina, en la tienda, o también en casa.

Mujer sonriente terminado las tareas del trabajo con eficiencia

© Depositphotos.com/Ariwasabi

Estas reglas para ser mas eficiente pueden adecuarse a tu día de trabajo, a tus proyectos personales, y hasta a tus tareas hogareñas.

Para la enorme mayoría de tareas, dedicar más tiempo no es lo que nos da los mejores resultados, sino realizarlas con mayor dedicación. Es decir: obtenemos mejor desempeño cuando hacemos las tareas con más eficiencia, tan simple como eso.

Estas técnicas deben formar parte de las cualidades de un trabajador eficiente, o al menos tenerlas presentes para saber cuál aplicar en cada caso. Conócelas y ponlas en práctica hoy mismo. También te recomendamos mejorar algunos hábitos.

Mujer trabajando en biblioteca con las reglas para ser eficiente

Un trabajo eficiente requiere de planificar las tareas por hacer y saber cuánto tiempo es necesario para completarlas.

© Depositphotos.com/stockasso

1. La Ley de Bloques

Este método nos invita a dividir las tareas pendientes en bloques estrictos, que serán realizados uno a la vez, con el máximo de energías, de concentración y de recursos destinados a ello. De esta manera, podremos dedicarnos mejor a cada actividad sin distracciones, y aprovechar el tiempo organizando los “bloques” en base al momento en el que necesiten ser cumplidos, o a las energías físicas y mentales que nos requerirán.

Si cumples una tarea en menos tiempo del asignado, no pases al siguiente bloque, sino termina el tiempo descansando y renovando tus energías. Por eso, la planificación inicial será clave.

2. La Ley Del Manejo De Energías

Esta ley nos recuerda que nuestra energía es el mayor recurso a nuestra disposición. Sin ellas no logramos cumplir con las tareas ni ser un trabajador eficiente. Sin embargo, también destaca sobre la importancia de aprender a dedicar la cantidad justa y necesaria, según:

  • El tiempo requerido para lograrla
  • El esfuerzo físico o mental necesario
  • El beneficio o la recompensa que nos otorgará

Conociendo estos tres valores podrás determinar cuánto tiempo vas a dedicar a esta labor, si vas a cumplirla al 50%, al 80% o al 100% en esa jornada o las sucesivas, y siquiera si vale la pena hacerlo.

3. La Ley Marginal de Calidad

Es un curioso nombre que nos propone analizar lo que tenemos por ganar, en relación al esfuerzo aplicado. Es decir: si vale la pena invertir en dar ese impulso extra restando una hora de tu vida personal para la vida laboral, o agotar tus músculos para recibir una recompensa demasiado escasa.

"Estas técnicas deben formar parte de las cualidades de un trabajador eficiente, o al menos tenerlas presentes para saber cuál aplicar en cada caso."

Esta regla es genial para analizar esas tareas pendientes al final del día: si las haces hoy, con el esfuerzo que eso significa, ¿te aliviarán la jornada de mañana, o podrías hacerlas mañana sin perder tiempo en tu agenda diaria?

Aplica estas técnicas para ser un trabajador eficiente en cualquiera de tus días y ámbitos, y verás que cumples más metas, en menos tiempo, y con menos cansancio al final de la jornada.

"Obtenemos mejor desempeño cuando hacemos las tareas con más eficiencia, tan simple como eso."