Cómo organizar tu día

Escrito por: Eugenia

88% de votos positivos

Si eres de los que les cuesta mantener una agenda y cumplir con todas las tareas, será mejor empezar a adquirir el hábito de usarla para tener organizado el día.

Uso de una agenda para organizar tu día

Salir corriendo a la escuela a llevar a los niños, y llegar con los ruleros en la cabeza y pantuflas en los pies; arribar a la oficina con el pantalón de pijama aún puesto; desesperarse por entrar al tren para llegar al trabajo y, una vez dentro, recordar que es domingo... todas situaciones propias de la falta de organización (y algo de despiste).

Cómo organizar tu día

Pero cualquier día puede acomodarse a nuestras necesidades simplemente usando una agenda. Esta es la solución definitiva para quienes tienen muchas cosas por hacer en el día, y para quienes suelen ser olvidadizos en sus obligaciones. Además, hay muchos modos de seguirla.

Tipos de agendas

En el mercado encontrarás una enorme variedad de agendas: las electrónicas (y hasta integradas a los teléfonos móviles); las de papel, similares a libros, o simples carpetas en blanco con los días separados por marcadores. Da igual cuál agenda quieras usar, siempre y cuando recuerdes mantenerla siempre bien completa.

"Cualquier día puede acomodarse a nuestras necesidades simplemente usando una agenda."

Crea el hábito para organizar tu día

Al principio, el uso de la agenda tendrá ciertos contratiempos. Quien no acostumbra a tenerla no posee aún la constancia de incluir los datos y anotaciones. Pero con sólo una semana de uso, recordándote de completarla, sabrás incorporar esta simple actividad que aliviará y mejorará tu vida.

Cuando tomes un compromiso debes recordar anotarlo en la agenda, sea del tipo que sea. Una cita con el peluquero, un encuentro con amigos, una fecha de un gran descuento en tu tienda favorita o hasta la lista de las compras para el supermercado, todo dato que quieras recordar debe ir a parar a estas páginas. Si luego no necesitas de la anotación, simplemente pasa la hoja.

En las versiones electrónicas estos contenidos se actualizan de modo automático, e incluso poseen alarmas sonoras que te recuerdan a diario tus compromisos. Este es un gran plus. Si tienes las versiones en papel, en cambio, debes crear también el hábito de revisar la agenda unas tres veces por día: una por la mañana, mientras desayunas y antes de salir de casa; otra vez al mediodía, para un recordatorio de las actividades de la tarde, y finalmente una vez más a la noche, para preparar la ropa y tu mente para el día siguiente.

"Si adquieres el hábito de escribir tu agenda y de revisarla con dedicación, tus días se organizarán mejor."

Si adquieres el hábito de escribir tu agenda y de revisarla con dedicación, tus días se organizarán mejor, ya no olvidarás pendientes y compromisos, y evitarás los apuros tan fácilmente como si tuvieses un asistente personal diciéndote todas tus obligaciones al oído. En verdad, vale la pena poner tu agenda a prueba, y ver cómo mejora tu organización diaria.