Uno de los problemas sexuales que más preocupa a los hombres

Hablamos sobre la eyaculación precoz en el hombre y las posiciones sexuales que pueden ayudar a solucionar este problema.

Eyaculación precoz y posiciones sexuales eficaces

Disfruta más tus relaciones de pareja

Utiliza estas posiciones para eliminar tu problema de eyaculación precoz

Son muchas las presiones sociales que la sociedad ejerce ante el tema de la sexualidad. Sobre todo, en el caso de los hombres, desde bastante jóvenes siente la carga de tener que tener un alto rendimiento en la cama para satisfacer a sus parejas, como si  las relaciones sexuales no fueran cosa de dos o como si fura él el único que tuviera que rendir cuentas si la cosa no funciona.

Esta visión tan machista sobre este tema ha provocado gran presión y estrés que en muchos casos se convierten en inseguridades y problemas psicológicos a la hora de practicar sexo y que, inevitablemente, acaban en problemas físicos, pues la mente acaba por dominar al cuerpo, en este caso de la peor manera posible, exteriorizando todos los miedos.

"Una de los mejores métodos para aprender a aguantar más en la cama y evitar ser precoz es dedicarle más tiempo a los juegos previos. ."

La eyaculación precoz

Se entiende por eyaculación precoz la expulsión del semen de forma incontrolada y prematuramente, produciéndose con una mínima estimulación sexual e imposibilitando seguir con el coito y conseguir, por lo tanto, la satisfacción propia y de la pareja en el acto sexual.

Existen dos tipos según el momento de aparición: la primaria, que ha estado siempre presente a lo largo de la vida sexual activa del hombre y la secundaria, que aparece en relación a la disfunción eréctil y se soluciona con tratamientos enfocados específicamente a estos problemas de erección.

Uno de los factores que pueden influir en el rendimiento sexual masculino en torno a la eyaculación precoz es la postura que se usa durante tus relaciones. Así que, si quieres saber cuáles son las posiciones para no eyacular tan rapido, sigue leyendo porque veremos cómo ayudar a evitar la eyaculación precoz mediante este método, para durar más tiempo en la cama, disfrutar más y conseguir satisfacer plenamente a tu pareja.

Antes de seguir, es bueno aclarar que si tienes problemas de eyaculación precoz, siempre es recomendable la visita a un especialista, ya que probablemente no sea solo suficiente con seguir estos consejos y usar estas posiciones. En primer lugar, y probablemente sea esta la parte más complicada, hay que mantener una actitud mental positiva, relajada y tener la plena confianza y seguridad de que podrás hacerlo. Intenta visualizarte lográndolo y proyecta esa realidad. Pero insistimos en que si crees que tienes un problema que puede estar relacionado con alguna cuestión médica, no esperes más, no tardes ni un solo día más en hablar con un profesional.

Cómo evitar ser precoz con juegos preliminares y posiciones diferentes

Una de los mejores métodos para aprender a aguantar más en la cama y evitar ser precoz es dedicarle más tiempo a los juegos previos. Por un lado, con esto ganarás mucho en la parte de satisfacer a tu pareja, a la que le fascinará y conseguirás que excite mucho más. Por otro lado,  mientras tanto tú podrás disfrutar también de su placer sin estar pensando en cuánto vas a durar.

Una vez que paséis a la acción, debes saber que una de las posiciones más comunes y frecuentes, la conocida como posición del misionero, que es la típica postura en la que ella está acostada boca arriba y el hombre se pone encima para penetrarla, es a su vez la postura más relacionada con la eyaculación precoz. Esto se debe a la tensión que tienes que realizar con tu cuerpo para mantener esa postura y moverte.

Así que si buscas durar más en la cama, olvídate de este clásico y buscas posiciones en la que puedas estar más relajado y no tengas que realizar tanta tensión muscular. Aquí, a continuación, te indicamos algunas de las más recomendadas, pero recuerda que lo importante es encontrar aquella que mejor te venga a ti y a tu pareja, aquella en la que os sintáis cómodos para disfrutar sin prisas.

Sentados frente a frente

En esta postura, tú te sientas con las piernas cruzadas y es tu pareja, que se sienta sobre ti, la que lleva el control del ritmo del movimiento, con lo que tú podrás estar más relajado y pensar solo en dejarte hacer y disfrutar. Una vez que tengáis más práctica y tú controles mejor tu eyaculación, podéis probar a que ella apoye sus manos en tus rodillas mientras y sube y baja contigo dentro.

Ella arriba

En esta ocasión, te recuestas boca arriba y tu pareja se sienta sobre ti, como si estuviera cabalgando. Siempre es mejor para comenzar hasta que vayáis avanzando y haciendo progresos, como en el caso anterior, que ella se mueva hacia adelante y hacia atrás y no hacia arriba y hacia abajo; de este modo, podrás controlarte mejor. La clara ventaja de estas posturas es que como ella se encarga de todo, tú puedes despreocuparte y concentrarte en retrasar tu orgasmo, libre de presiones.

De lado, conocida como la cucharita

Esta posición es muy dulce y une mucho a la pareja que, en este caso, está atravesando por momentos delicados de intimidad. Ambos se recuestan de lado y el hombre abraza a su pareja por detrás, le levanta una de sus piernas y la penetra suavemente.

Recuerda que estas posiciones ayudan pero no lo son todo. Un factor clave es respirar profundamente mientras realizas el coito en estas posiciones, para que la sangre llegue bien oxigenada a todo el cuerpo. Siempre intenta moverte lentamente, sin apresurarte. Si te excitas demasiado es fácil que pierdas el control, así que tómatelo con calma.

Seguir