Salud
¿Qué hacer si el bebé se ahoga?

Primeros auxilios en caso de que el bebé se ahogue

Si el bebé se ahoga con algún elemento será muy importante conocer de qué manera ayudarlo a que lo expulse. Veamos algunas técnicas para tener en cuenta ante esta emergencia.

15/03/20 por Eugenia

Los bebés suelen llevarse objetos a la boca para poder identificarlos

Cómo actuar si el bebé se asfixia

Las técnicas de salvataje y primeros auxilios, desarrolladas específicamente para bebés menores a un año, son algo que definitivamente tienes que conocer. Lo mejor es tomar un curso en una escuela o institución de tu ciudad para practicarlas, aunque también servirá (y mucho) que las conozcas y sepas sus bases.

Los bebés, inquietos y curiosos por naturaleza, son propensos a las asfixias causadas por alimentos y objetos, que suelen llevarse a la boca para poder identificarlos. Dependiendo de la severidad del ahogo, se puede asistir al pequeño con servicios de urgencia como la reanimación cardiopulmonar, golpes en la espalda, o simplemente tomando el elemento desde la boca.

"Los bebés, inquietos y curiosos por naturaleza, son propensos a las asfixias causadas por alimentos y objetos."

Cómo actuar en casos de asfixia en bebés

Lo primero por hacer es evaluar la situación, con la mente en frío para no perder detalles de importancia. Verifica si el niño puede respirar, toser, si llora: esto significa que sus vías respiratorias no están del todo comprometidas, y es alentador. Inclínalo levemente hacia delante, y golpea suavemente su espalda para que expulse lo que lo ahoga. Con las manos limpias, introduce un dedo en la boca y recorre la cavidad, quitando cualquier resto de comida o elemento presente.

Si notas que el niño tose o hace arcadas, deja que lo haga, quitando cualquier arnés de seguridad o prenda de vestiré que le apriete y colocándolo con el rostro levemente inclinado hacia delante y abajo. Es su técnica natural para expulsar elementos, y es lo mejor que pueda suceder: dejar que su cuerpecito lo logre por su cuenta.

Si notas que no puede expulsar el elemento, pese a los golpecitos en la espalda, recurre a una técnica más avanzada de compresión pectoral: presiona suavemente el pecho, para fomentar la liberación del aire de los pulmones. No presiones la zona de su estómago. Llama al servicio de emergencia si lo crees apropiado, pues pasados dos minutos el niño podría necesitar asistencia. Si el problema se solucionara, siempre podrás cancelar el pedido de ayuda.

"Llama al servicio de emergencia si lo crees apropiado, pues pasados dos minutos el niño podría necesitar asistencia."

Asistencia con golpes en la espalda

Dependiendo de la severidad del caso, podrás dar golpecitos más efectivos en la espalda. Siéntate en una silla con las rodillas juntas y coloca a tu bebé sobre tu falda, acostado boca abajo con uno de tus brazos por debajo del cuerpo. Con la mano sostén su rostro, dejando espacio suficiente para que respire y para que pueda expulsar el elemento. Su cabecita debe estar levemente por debajo del nivel de su estómago.

Con la mano libre da suaves palmadas en el centro superior de la espalda, entre sus omóplatos. Unos cuatro o cinco golpes serán suficientes para corroborar el estado de la situación. Si la situación persiste, haz leves compresiones pectorales al centro del pecho del bebé. Nuevamente, cinco compresiones bastarán. Repite todo el ciclo si lo notas necesario, controlando si su piel se torna roja o azulada.

Cómo estimular a un bebé de 7 meses

Estimulación para bebés de 7 meses

A los 7 meses, es común que el niño ya comience a sentarse por sí solo e intente pararse cuando está dentro de la cuna. Le gustará charlar y reaccionará de inmediato al escuchar su nombre. Su deseo por comer solo irá aumentando día a día,  es  aconsejable darle pequeños trocitos de alimentos blandos como vainillas, para que pueda comer solo sin peligro.

Te gusta esta nota?