Cómo prevenir accidentes en las tareas de jardinería

La jardinería es una actividad que a muchos los relaja. Pero a veces, algunos accidentes pueden hacer que lo que resultaba saludable no lo sea tanto. Será mejor tomar las precauciones necesarias.

Cómo prevenir accidentes en las tareas de jardinería

Cómo prevenir accidentes en las tareas de jardinería
Cómo prevenir accidentes en las tareas de jardinería

© Depositphotos.com/photkas

La jardinería es, lejos de una pesada labor doméstica, una tarea relajante y sumamente agradable. Sin embargo, debemos tomar algunas pocas precauciones para su máximo disfrute, previniendo accidentes y malestares posteriores.

Principalmente, debemos cuidar de nuestra salud, pues la jardinería es una tarea que exige que pasemos largo tiempo bajo los rayos solares, o que manipulemos herramientas que con un descuido pueden dañarnos. Por eso, debemos recordar aplicar bloqueador o protector solar para cuidarnos de los rayos nocivos del sol, y utilizar gafas oscuras y sombreros en las horas de mayor luz. Recuerda que para la jardinería, la primera hora de la mañana y el atardecer son los momentos más propicios, tanto para las plantas como también para nuestro cuerpo.

No te confíes de tu resistencia, ni te pongas a prueba. Utiliza elementos que procuren tu comodidad, pues a veces en la jardinería pasamos largo tiempo en una misma posición (sentados, arrodillados, etc), y esto puede tener consecuencias para nuestra circulación o para dolores articulares y similares. Utiliza almohadillas y almohadones que te protejan y cuiden tu comodidad y seguridad, y trata de cambiar de posición cada cierta cantidad de minutos.

Aunque en ocasiones la jardinería es un trabajo seguro, a veces sucede que podemos realizarnos pequeños cortes y heridas en las manos, por ejemplo, cuando podamos o cuando desmalezamos. Para prevenir tanto heridas como raspones, siempre utiliza guantes especiales para jardinería, para cuidar y proteger las manos.

Ten precaución a la hora de utilizar herramientas afiladas y cortantes. Siempre emplea las tijeras y serruchos usándolas hacia el exterior de tu cuerpo, nunca fuerces demasiado los cortes, y en lo posible, utiliza gafas para realizar tareas que puedan arrojar desechos.

Al utilizar la podadora o la bordeadora, ponte siempre un pantalón largo y calzado adecuado, para no sufrir golpes o daños en tus piernas. Recuerda revisar siempre el cable de los artefactos, chequeando la presencia de roturas, y también controla su ubicación durante el uso de las maquinarias. Si la máquina te es demasiado pesada, será mejor no hacer el trabajo, ya que podrías herirte, cortarte o dañar tu musculatura.

Con estos sencillos consejos, la jardinería no representará ninguna amenaza para tu salud y tu integridad. Recuerda que la protección es siempre lo primero, y cuídate para poder disfrutar de tu jardín apaciblemente.

'