Cómo preparar los radiadores para el invierno

Dejemos listos los radiadores antes de que el invierno ataque con toda su fuerza.

Cómo preparar los radiadores para el invierno

© Depositphotos.com/alexraths

Radiadores listos para el invierno

El invierno suele ser un visitante que llega de súbito. De pronto, cambiamos las mangas cortas por los abrigos, cerramos ventanas y puertas, y encendemos la calefacción a toda potencia esperando mitigar esos primeros fríos que nos atacan desprevenidamente. Pero este año será diferente: Comenzaremos cuanto antes a preparar la casa para la estación fría.

Aislar el hogar del frío

  • Lo primero por hacer, en especial si vives en una nueva residencia y es el primer invierno que pasas allí, es analizar las ventilaciones y las aberturas.
  • Coloca burletes de goma o de espuma de goma en todas las rendijas de las puertas y ventanas, prestando especial atención a aquellas que se orienten al punto cardinal más frio. En ningún caso cubras las ventilaciones, ya que son indispensables para mantener el hogar oxigenado y saludable.
  • Una vez cubiertas las pequeñas aberturas, presta atención a los elementos. Los muros verdes en el exterior son ideales para cortar el viento, mientras que las enredaderas y plantas trepadoras asidas a los muros exteriores te ayudarán a aislar el hogar de manera indiscutida.
  • Coloca cortinados dobles, uno liviano para el día y uno frontal más grueso para la noche, y no te olvides de cerrar postigos, persianas y cortinas ni bien notes que comienza a oscurecerse el cielo.

Cómo limpiar los radiadores

Es el momento de limpiar y acondicionar los radiadores de la calefacción. Antes de calentar los artefactos, lo primero por hacer es la limpieza externa.

Coloca papel periódico en el piso, por debajo de cada radiador, y primero limpia con un paño apenas húmedo. Ve enjuagando la tela para retirar el polvillo y la suciedad, sin agregar productos que pudieran dejar restos que, con el calor del sistema, podrían arrojar aromas desagradables.

Si el radiador posee manchas o marcas, podrás repasar con un producto líquido aplicado directamente sobre el paño suave. Limpia, y luego aclara con el paño húmedo.

Sin quitar el papel del piso, por precaución, llega el turno de la purga.

  • Cierra la salida de todos los radiadores y enciende la caldera.
  • Cuando esté a punto, comienza a abrir la válvula de escape de cada radiador, en el orden correcto de circulación, para que el aire albergado en las tuberías salga y sea reemplazado por vapor.
  • Una vez que notes esto, cierra esa válvula y continúa a la siguiente. Si quieres conocer mejor el procedimiento de purga de radiadores, te recomendamos esta nota

Recuerda limpiar los radiadores una vez por semana haciendo una limpieza en seco (con el plumero o un paño sin mojar) para evitar la acumulación de polvillo.

Al final de la temporada, antes de apagar el sistema hasta el próximo invierno, realiza una nueva purga, mientras que a lo largo de la época estival puedes proteger los radiadores con simples fundas de tela.

Escrito por: Eugenia