La Ley de Ohm y su Uso en el Hogar

Conoce qué es la ley de ohm, y por qué te puede ayudar a tener toda tu casa en perfecto estado de funcionamiento.

Símbolo y fórmula de la ley de Ohm

El valor que mide esta ley se expresa en Ohmios, con el símbolo “Ω”.

¿Qué es la ley de Ohm?

La Ley de Ohm fue postulada por el matemático y físico alemán Georg Simon Ohm, a principios del siglo XIX. Su aplicación abarca todo el circuito eléctrico de cualquier artefacto, incluyendo los de tu hogar.

Por definición, esta ley define la relación de corriente que circula por un conductor, que equivale a la diferencia de voltaje entre dos puntos y la resistencia u oposición entre ambos. De tal modo, cuanto mayor sea la resistencia, menos corriente fluye a través del conductor, debido a la oposición entre ambas. De hecho, el postulado detrás de la formulación de esta regla propone:

El flujo de corriente en amperes que circula por un circuito eléctrico cerrado es directamente proporcional a la tensión o voltaje aplicado, e inversamente proporcional a la resistencia en Ohm de la carga que tiene conectada”.

La fórmula de esta Ley involucra así los tres elementos: la intensidad de la corriente eléctrica (I), la diferencia de potencia o voltaje (V), y la resistencia eléctrica (R), es decir:

I = V/R.

El valor que mide esta relación se expresa en Ohmios, con el símbolo “Ω”.

¿Por qué me sirve conocer la Ley de Ohm?

Ya que comprendes que a mayor resistencia menor será la corriente, podrás suponer que menor resistencia equivale a mayor corriente, y que un circuito se verá afectado cuando uno de los valores de esta fórmula se encuentre fuera de su equilibrio justo.

Por ejemplo, el motor de un artefacto de cocina está diseñado para funcionar entre un mínimo y un máximo de corriente eléctrica, por lo que si tu sistema le brinda menos del mínimo o más del máximo, sólo arruinarías el electrodoméstico, y hasta pondrías en peligro tu hogar por un mal funcionamiento en el sistema eléctrico.

Realizar esta medición no sólo te dará detalles del sistema nuevo, sino que es una manera genial de hacer una revisión de tus circuitos. Cuando ya conoces sus valores normales, un simple cálculo que arroje resultados diferentes podría ser un buen indicador de problemas que puedas eludir.

La presencia de otros materiales en contacto por el conductor, por ejemplo, puede afectar la circulación de la corriente. También un mal estado del cableado, el uso de materiales de capacidad y calidad menor a la necesaria. ¡Y podrás conocerlos de antemano sin romper la estructura ni analizar el circuito entero!

¿Cómo aplico la Ley en mi hogar?

Necesitas hacer mediciones trabajando directamente sobre el circuito (por ejemplo: la placa de conexión o enchufe de pared, la caja de paso de electricidad, etc.). Ten mucho cuidado y recuerda que pones tu vida en riesgo si manipulas sistemas eléctricos sin la adecuada protección.

Para verificar el sistema necesitas un watímetro o wattímetro, un amperímetro y un voltímetro, o bien un artefacto más completo llamado Multímetro que une el funcionamiento de las anteriores. En este caso, el artefacto arrojará directamente el valor en ohmios para conocer la resistencia eléctrica. Si vas a usar los artefactos individuales, calcula watts, amperes y voltios para hacer los cálculos siguiendo la fórmula indicada arriba.

Escrito por: Eugenia