Toallas bien suaves

Antes de lavarlas, coloca tus toallas en remojo con agua fría y vinagre o jugo de limón, por unos 30 minutos. Luego las enjuagas y las metes en el lavarropas como de costumbre. Utiliza para el momento del enjuague un suavizante para la ropa, ya que además de suavizar le dará un agradable perfume.

Antes de colgarlas en la soga, sacúdelas bien, esto permitirá que entre aire entre las fibras y ayudará a recobrar su característica humedad y suavidad.

No las dejes demasiado tiempo tendidas, ya que se resecarán de más. Procura que se sequen a la sombra.

Si sigues estos consejos tus toallas secarán tu cuerpo con total suavidad.