Decoración con frutas

Las frutas, además de ser deliciosas, nutritivas y saludables, son un excelente elemento a tener en cuenta en la decoración del hogar. Una reluciente frutera colmada de brillantes manzanas rojas y verdes, vibrantes naranjas y vistosos limones es un elementos que, además de ser útil e inducir el apetito por lo saludable a la familia, hacen lucir un rincón o una mesa, llenando el ambiente de una energía natural y saludable.
Pero también podemos utilizar las frutas en la creación de objetos decorativos que pueden ser adaptados a todos los ambientes de nuestras casas.

Te puede interesar: Cómo hacer frutas de hilos y sogas para decorar

Quizás una de las mejores ideas en la utilización de frutas para la producción de elementos decorativos, es el uso de cáscaras de frutas cítricas. Las naranjas, los pomelos y los limones, por ejemplo, pueden constituir el material ideal para crear cajitas y contenedores o recipientes, que tienen incuso la capacidad de albergar otros alimentos.

Como hacer cajitas y contenedores con cáscaras de frutas cítricas

  • La próxima vez que visites la verdulería, compra dos naranjas bien vistosas y grandes, y algunos pomelos. Cuando llegues a tu casa, abre las dos naranjas con un corte horizontal, dividiéndolas en dos piezas de 1/5 y 4/5 de su tamaño.
  • Con Cuidado, dalas vuelta, dejando la pulpa interior hacia el exterior, y con la mano retira el jugoso contenido (debemos decir que este trabajo tiene una gran recompensa: aquí podemos comer esta carne jugosa tan deliciosa).
    Necesitas dejar la cáscara de naranja bien limpia, sin restos de células y jugos. Debes hacer lo mismo con la parte superior (la tapa), y con cuidado la vuelves a su forma original.
  • En este punto, necesitas valerte de una superficie perforable (puede ser algunas bandejas de carnes de isopor o una plancha o pedazo de este material, que puedes tener de cuando compraste algún electrodoméstico), algunos alfileres y dos pesos de un tamaño pequeño, que quepa dentro de la cáscara ya vacía.
    Colocas las naranjas y haces una leve presión, para crear una base plana. Puedes usar dos o tres alfileres para clavarlas a la superficie, o simplemente colocas el peso por dentro, para prevenir que esta base plana se deforme.
  • Dejas así durante uno o dos días, en un ambiente bien seco. También podrías llevarlas al horno mínimo, con la puerta abierta, con cuidado de no quemarlas. Cuando estén secas, retiras el peso y dejas secar la parte que estuvo en contacto con él.
  • Cuando estén bien secas, puedes barnizarlas por la parte exterior para darles un brillo extra. Con porcelana fría (o lo que quieras), haces una base que las una, y ¡listo!
    Ya creaste una yerbera con azucarera original y llamativa. Con esta técnica puedes crear también cajas de guarda de objetos, o pequeños platitos.