Los embarazos suelen provocar diversos trastornos digestivos

Es común padecer problemas digestivos durante el embarazo, y no hay que sentir vergüenza por ello. Veamos qué podemos hacer para calmar esas molestias.

Problemas digestivos en el embarazo

Los embarazos suelen provocar diversos trastornos digestivos
Papas fritas, causa segura de problemas digestivos en el embarazo

Trastornos digestivos del embarazo

Cuando el obstetra te preguntó si estabas experimentando problemas de constipación, seguramente respondiste tímidamente, casi con vergüenza que si. De hecho, estás muy constipada y nunca te pasó.

No solamente tienes ese problema, también te sientes algunas veces muy "hinchada", con "regurgitaciones" ácidas llamadas "reflujo ácido o reflujo gastroesofágico", sientes que no puedes reprimir los gases que te invaden, sufres por primera vez de indigestión o "dispepsia" y te cuesta hablar de todos estos avatares que te invaden con tu médico.

Además de las famosas nauseas, muchas veces los embarazos se acompañan con trastornos digestivos de los más variados, y son comunes a la mayoría de las mujeres embarazadas.

Primer consejo: háblalo con tu médico sin timidez, estos trastornos digestivos son habituales en el embarazo ya que las hormonas interfieren en el tránsito intestinal y relajan los músculos del aparato digestivo, incomodan mucho, fundamentalmente durante el último trimestre, porque el útero avanza sobre el estómago y el estómago sobre el esófago. Tu médico tiene una solución para cada uno de estos problemas.

Transtornos digestivos frecuentes durante el embarazo

Reflujos ácidos durante el embarazo: reparte tus comidas en varias ingestas, come lentamente, mastica muy bien los alimentos y no te acuestes inmediatamente después de comer, ya que la válvula del esófago se abre más fácilmente si estás acostada. Evita las comidas fritas o grasas, el chocolate o las bebidas con cafeína (café y bebidas colas), las comidas condimentadas y picantes.

Embarazo y constipación: trata de beber al menos un litro y medio de agua a lo largo del día. Si prefieres las bebidas saborizadas, que sean las ricas en magnesio. Prefiere los alimentos ricos en fibras como frutas, legumbres, pan integral, verduras de hoja como acelga o espinacas, realiza ejercicios como caminar o nadar y evita la automedicación.

Indigestión en el embarazo: la sensación de haber comido demasiado, de estar pesada, hinchada o con mucho gas en el estómago, se debe a que los músculos del estómago, que se contraen para digerir la comida, y los del esófago, que deben empujar el bolo alimenticio hacia el estómago, están trabajando en condiciones reducidas y no sólo lo hacen más lentamente, también lo hacen con más dificultad.

'