Cómo eliminar los conceptos negativos sobre nosotros mismos

Escrito por: Eugenia

100% de votos positivos

Suele ser más fácil encontrar las cosas malas que las buenas de nosotros mismos, y al reconocerlas fácilmente, las hacemos cada vez más fuertes. Es importante eliminar esos conceptos negativos y fortalecernos a partir de lo positivo.

No caer preso de los conceptos negativos

A veces nos reconocemos en nuestras fortalezas sin inconvenientes, pero a veces no. En esos días en los que no logras conciliar tus emociones sobre ti mismo, debes aprender a no dejarte caer preso de los conceptos negativos, pues pueden ser el puntapié inicial a una autoestima debilitada, y a un momento de pesar y depresión.

Cómo eliminar los conceptos negativos sobre nosotros mismos

© Depositphotos.com/Ariwasabi

Todos tenemos debilidades, eso es seguro, y conocer o reconocer, estas debilidades es por demás importante. Ello se debe a que reconociendo nuestros lados más flacos, podremos solucionar aquello que requiera de una solución, y podremos trabajar o desarrollar aquello que pueda ser mejorado. Comprender nuestras limitaciones también es importante, pues nos permite saber de antemano hasta dónde podemos llegar. Luego, podremos elevar la barra y seguir intentándolo, pero ciertamente si conocemos dónde está la frontera, no nos detendremos antes.

"Recuerda que todo concepto negativo puede ser, muy fácilmente, reemplazado por uno positivo, con igual facilidad de lo que requirió en ser construido."

Consejos para eliminar los conceptos negativos sobre nosotros mismos

  • Para eliminar los conceptos negativos que tenemos sobre nosotros, es importante conocer y reconocer nuestras fortalezas. Las fortalezas son nuestra mejor imagen, herramienta y fuente de bienestar. Son las fortalezas las que nos impulsan a emprender proyectos, a sabiendas de nuestras capacidades. Cuando sufras días de pocos aciertos, una buena técnica para subir el nivel de bienestar rápido es hacer una pequeña trampilla, y elaborar algo en un área de trabajo en la que sepas de antemano que eres un experto. ¿Cocinas como nadie?. O, al menos, ¿te gusta cocinar?. Pues en un día gris, ponte a preparar tu plato favorito, y felicítate al degustarlo.
  • Siempre tendremos debilidades, lados flacos y desaciertos, pero no se gana nada con estar recordándotelos todo el tiempo. Es más: sólo terminarás por hacerte un daño emocional importante. Por ello, en lugar de simplemente decir "no soy un buen cocinero", plantéate la solución. Aprende a cocinar, toma clases, sigue recetas de libros para principiante, y reemplaza ese "no soy bueno" por un "cada día mejoro más".
  • Así como somos muy prácticos a la hora de encontrar lo malo en cada cosa, debemos aprender a hallar lo bueno y lo atractivo a todo. Recuerda que todo concepto negativo puede ser, muy fácilmente, reemplazado por uno positivo, con igual facilidad de lo que requirió en ser construido. Pero esta será sólo tu responsabilidad, y sólo tú podrás hacerlo. Sin importar cuantas cosas lindas escuches de bocas ajenas, las que subirán tus ánimos serán las que salgan de tus propios labios, y de tu propio corazón y mente.