Desarrollo del bebé y la panza en la decimosexta semana de embarazo

La panza sigue creciendo, y el bebé comienza a dar sus primeros movimientos. Momento mágico en la decimosexta semana de embarazo.

Cómo es la decimosexta semana de embarazo

Desarrollo del bebé a la decimosexta semana

¡Momento mágico! A la decimosexta semana de embarazo, tu bebé ya se moverá en todos los sentidos, y por primera vez puedes sentirlo. Seguramente aún no puedas compartir esta experiencia con el papá y sólo tú sientas la vida que está creciendo en ti, ya tendrá tiempo él de sentirlo más adelante, pero cuando lo sientas por primera vez, será mágico e increíble.

Al moverse, tu hijo comienza a conocer el mundo que lo rodea y a ensayar los movimientos y la coordinación motora que luego necesitará.

Tu bebé ya medirá unos 17 cm. y pesará alrededor de 150 gr. Los pulmones continúan desarrollándose y los intestinos comienzan a trabajar produciendo meconio. Sus párpados, que continúan cerrados, dejan pasar la luz y la sensibilidad de su retina la percibe.

Sus orejas ya ocuparán su lugar definitivo y su cuerpito estará recubierto de un vello muy fino, el cual desaparecerá cuando nazca.

La panza sigue creciendo

Tu útero y tus senos estarán cada vez más grandes. No sólo ha crecido el bebé, también han crecido enormemente la placenta y la cantidad de líquido amniótico.

También en la 16ª semana puede ser que aparezcan algunas manchas en tu cuerpo, incluso en el rostro, pero no te preocupes, desaparecerán luego del nacimiento. Cuídate del sol más que nada, y utiliza protección solar incluso en invierno, cada vez que te expongas al sol.

También es posible que transpires más de lo habitual; es normal, sólo debes usar talco o más antitranspirante.

Los movimientos del bebé y su ubicación ya te pueden ocasionar molestias de tracto intestinal, sigue bebiendo mucha agua y alimentos ricos en fibras, para no sufrir constipación.

Para dormir ayúdate con una almohada extra; para la espalda, si duermes boca arriba o debajo de la panza; si duermes de costado, úsala para evitar más tarde el estiramiento de músculos y ligamentos y los consecuentes dolores de espalda.

El segundo trimestre de embarazo es ideal para que hagas todo lo que dejaste de hacer durante el primer trimestre, incluso salir de vacaciones, ya que no tendrás las molestias del comienzo y no estarás pesada como, probablemente, te hayas sentido antes.

'