¿De qué color pintar una habitación?

El color de tu habitación debe elegirse en base a lo que esperas de ella. Serán las actividades que hagas allí lo que determinarán el tono a usar. Aquí te contamos algunos simples trucos para descubrirlo.

¿De qué color pintar una habitación?
Presiona aquí para escuchar esta nota o continúa leyendo...

El color ideal para la habitación

El color de tu habitación debe elegirse según la función de la misma, ya sea que necesites priorizar el relax, o si también la usas para leer, trabajar o realizar cualquier tipo de actividad.

Si el rojo es tu color favorito y te llena de energía, seguro querrás integrarlo a tu habitación. Pero existe un problema: al igual que los tonos naranja, amarillo fuerte, flúos, brillantes y demás, el rojo no favorece el descanso y la relajación. Y eso es lo que debemos poner en la cima de nuestra lista de prioridades a la hora de pintar la habitación.

"Lo mejor es lograr tonos relajantes de base para pintar la habitación, y dar toques divertidos que te 'carguen' durante el día."

Sabemos que no sólo duermes allí, por eso lo mejor es lograr tonos relajantes de base, para que faciliten tu descanso, y dar toques divertidos que te "carguen" durante el día, o mientras haces tus actividades.

Buenos colores para pintar la habitación

Los tonos maíz, amarillo claro, verde agua, celeste, y los pasteles te ayudarán a relajarte, a conciliar mejor el sueño y a tener placenteras y rendidoras noches de sueño. Aplícalos en los muros y también en el techo, en las combinaciones que prefieras y de acuerdo a tus gustos.

Para dar los detalles de color explosivo usa los elementos: cortinas, ropa de cama, cojines, una silla en tono rojo furioso, una mesa de trabajo en azul eléctrico o lo que prefieras. Pero ten cuidado: debe ser sólo en detalles, ubicados algo lejos de la cama y sin que perturben tu descanso durante la noche.

"Para dar los detalles de color explosivo usa los elementos: cortinas, ropa de cama, cojines; deben ser sólo detalles, ubicados lejos de la cama."

Colores que no debes pintar en la habitación

  • Nunca elijas un tono furioso y brillante para el techo o los muros que puedas ver directamente mientras duermes. Si tu habitación es en forma de L, o si está dividida con un biombo para dar intimidad, aprovecha el sector que no ves para usar los colores llamativos que más te gusten.
  • De preferencia, evita el negro puro, y también el blanco brillante. El primero es demasiado sombrío, hace trabajar tu mente y tu imaginación en lugar de propiciar su descanso, y el segundo altera tus nervios, te despierta y pone en actividad, en lugar de invitarte al relax.
  • Finalmente, elige los colores que más te gusten. Si eres fanática del fucsia, busca un tono pastel para aplicar en tu habitación; si eres fanático del verde brillante, elige un tono agua o claro para tu dormitorio. Este espacio debe ser un lugar de intimidad y descanso, pero también debe permitir estar completamente a gusto e identificarnos con él.