Los dientes de los perros

Unos dientes mal cuidados acarreará muchos problemas a tu mascota, como caries, infecciones (que incluso pueden llegar a la sangre) y la consecuente agresividad ante el dolor y la inflamación que se presenta.

Veamos algunos aspectos que debemos prestar atención para cuidar los dientes de los perros.

"Unos dientes mal cuidados acarreará muchos problemas a tu mascota."

Consejos para el cuidado de los dientes de los perros

  • Alimento balanceado: Un alimento de buena calidad ayuda a una correcta formación y constitución de los dientes. Éstos tipos de alimentos balanceados ayudarán además a que los restos de comida que queden entre los dientes sea pequeña, al no desintegrarse tan fácilmente como los de una calidad menor.
  • Dieta: No es conveniente que los alimentes con golosinas y demasiados carbohidratos, que solo provocarán inflamación en las encías y deterioro en los dientes.
  • Huesos: Luego de que cumpla los 6 meses es conveniente incorporar huesos duros en su dieta. Los ideales son los huesos de vaca y cartílagos, ya que los de cerdo o pollo son muy blandos y al morderlos pueden astillarse y provocarle dolorosas lesiones, o incluso pueden llegar a atragantarse.
  • Cepillado: Un correcto cepillado alejara las bacterias, hongos y restos de comida que producen la aparición del sarro y como consecuencia de éste, la gingivitis. Esta patología puede provocar el aflojamiento de los huesos dentales y la posterior pérdida de los mismos. No los realices con cepillos y pasta para personas. En toda veterinaria encontraras un kit especial para cepillado de los dientes de tu perro, que no le provocará ningún tipo de daños.
  • Juguetes: También existen en el mercado de las mascotas juguetes que ayudan a mantener en buen estado de limpieza la dentadura de nuestro canino.
  • Veterinaria: Aún si tienes la costumbre de cepillar los dientes de tu perro y darle una buena comida, concurre al veterinario para una inspección bucal profunda cada 6 meses, en la misma se puede detectar caries u otras afecciones que no se descubren a simple vista.