Cómo aprovechar los beneficios de las flores de Bach

Cómo aprovechar los beneficios de las flores de Bach

Cómo aprovechar los beneficios de las flores de Bach

© Depositphotos.com/nito103

Las flores de Bach son compuestos naturales, muy renombrados en el campo de la homeopatía y la aromaterapia. Veamos cómo podemos utilizarlas y aprovechar sus beneficios al máximo.

Propiedades de las flores de Bach

Las flores de Bach fueron nombradas, a partir del investigador que popularizó su uso con propiedades médicas o curativas, el médico inglés Edward Bach. Se utilizan con diversos fines, mayormente para aliviar los síntomas en cuadros de estrés, de insomnio o dificultad del sueño y del descanso, falta de memoria y de concentración, sensaciones de culpa, rencor, obsesiones y hasta en enfermedades mentales.

Cómo aprovechar los beneficios de las flores de Bach

  • Su toma se realiza, generalmente, con cuatro gotas de esta esencia (elaborada a partir de una mezcla de esencias naturales de flores variadas), tres o cuatro veces al día, por no más de cuatro meses, para una mayor efectividad.
  • A este compuesto se le atribuye la capacidad de anular sentimientos negativos, lo que las hace ideales para quienes sufren con un estilo de vida agitado, estresado, o quienes atraviesan momentos anímicos oscuros y perturbadores, ya sea por períodos de duelo, de confrontaciones u otros.
  • Antes de utilizar las flores de Bach para aprovechar sus beneficios, es importante consultar a un profesional o especialista, ya que la combinación de flores variará según el objetivo o meta deseados, a partir de los dolores, enfermedades o procesos personales.
  • Las esencias o compuestos de flores de Bach se conforman a partir de 38 elementos, realizados a partir de 34 flores silvestres y 3 flores de cultivo. Estas son: agrinomia, álamo temblón (aspen), haya, centáurea, cerato, cerasífera (cherry plum), brote de castaño, achicoria, clemátide, manzano silvestre, olmo, genciana de campo, aulaga, brezo, acebo, madreselva, hojarazo, impaciencia, alerce, mímulo, mostaza, roble, olivo, pino, castaño rojo, jarilla, agua de roca, scleranthus, leche de gallina, castaño dulce, vid, nogal, verbena, sauce, violeta del agua, rosa silvestre (escaramujo), avena silvestre y castaño de Indias.
  • Recuerda siempre consultar con un experto y con tu médico, para evitar cualquier efecto indeseado y para aprovechar al máximo este compuesto personalizado de flores de Bach.