Ideas para la Sala de Manualidades

Tener un taller de manualidades ordenado, con el equipamiento en condiciones y los materiales listos, es una buena manera de hacer tus tareas con comodidad y con resultados impecables. Para lograrlo, hoy te proponemos considerar estos 10 trucos que seguro querrás incorporar a tu sala de tareas, y que te ayudarán a hacer tus creaciones con confort a la vez que eficiencia.

Te puede interesar: Cómo Organizar el Taller con Latas en Desuso

La sala de labores

El primer consejo es organizar una sala de DIY (Do It Yourslef o Hazlo Tú Mismo) bien ordenada, espaciosa e iluminada. Ten una mesa de trabajo firme y plana, siempre libre de elementos cuando no esté en uso, y coloca una luz direccional para cuando la necesites. Si en la habitación hay alfombra, considera colocar un cubre alfombras plástico, para recolectar cualquier líquido y suciedad que cayera accidentalmente.

Crea contenedores reutilizando cajas y cestas para tener tus materiales individualizados y siempre en perfectas condiciones. Puedes guardarlos en un armario o tenerlos a la vista, dependiendo del espacio que tengas disponible. Recuerda aprovechar la superficie de los muros, colocando ganchos de colgar que te ayuden a conservar el orden y a trabajar con más comodidad en todas tus creaciones.

10 trucos para el taller de Manualidades

En el día a día de tus labores, sean por placer o por trabajo, ten en cuenta estos buenos consejos que te darán mucho más orden y comodidad:

"Crea contenedores reutilizando cajas y cestas para tener tus materiales individualizados y siempre en perfectas condiciones."

1. Cúter de emergencia: ¿No tienes cúter, y las tiendas están cerradas? Sólo toma una hojilla de afeitar o la cuchilla de un sacapuntas y adhiérela en el extremo de un palito de madera. Adhiere otro palito de madera por encima, y deja secar el adhesivo (o coloca cinta alrededor) para tener un genial cúter o un raspador de lujo.

2. Afilado casero: Asegúrate de mantener tus elementos de corte bien afilados. En el mercado encontrarás afiladores pequeños muy eficaces, aunque también puedes hacerlo raspando el filo paralelo a la base de una taza de porcelana (la parte rugosa). Para las tijeras, prueba con plegar un papel de lija (dejando expuesta la parte rugosa) y haz algunos cortes. Guarda tus cortantes en una caja cerrada, con algo de ventilación, y pon un sobre de gel de sílice dentro.

3. Interruptores en herramientas eléctricas: Coloca interruptores en tus elementos eléctricos, como la pistola de silicona, el pirograbador, el soldador de estaño o lo que sea que utilices. Esto te ayudará a encenderlo y apagarlo sin abandonar tu silla, ahorrando electricidad y mejorando el resultado de tus creaciones.

4. Pinceles: Para que tus pinceles no se aplasten al lavarlos en solvente (o en agua, si usas acrílicos), pon un aro de gomaespuma firme en el aro interno de un frasco grande con tapa a rosca, y hazle algunos cortes en los que puedas fijar los pinceles, dejándolos suspendidos dentro del líquido.

5. Bandeja con imán: Si coses usando alfileres, o usas clavos pequeños, tornillos y otras piezas metálicas, una buena idea es crear una bandeja imantada que recolecte estos elementos. Hazla colocando una plancha magnética en una bandeja simple, o pon algunos imanes potentes en el dorso de una bandeja metálica, para hacer magnética toda la pieza.

Ideas para organizar tu taller de manualidades. Trucos para la sala de manualidades.

Asegúrate de mantener tus elementos de corte bien afilados.

© Depositphotos.com/Ohotnik

6. Buscar objetos pequeños: Si han caído elementos pequeños en tu sala de trabajo, coloca una pantimedia en la boca de la aspiradora y aspira el suelo: la succión atraerá los elementos caídos, mientras que la pantimedia evitará que lleguen a la bolsa de recolección. Si trabajas con piezas metálicas, sólo adhiere un magneto de alta potencia al extremo de un palo largo, y muévelo al ras del suelo para ir tomando los elementos de metal caídos, sin agacharte y sin forzar tus ojos buscándolos.

7. Círculos perfectos: Si necesitas cortar círculos de papel o de cartulina, y tu pulso no es el mejor, sólo toma la cuchilla de un cúter o de un sacapuntas, y reemplaza con ella el grafito de un compás escolar. Círculos perfectos, muy fáciles.

8. Glitter: Si sueles trabajar con glitter, brillantina o purpurina y no quieres tener problemas (ni toda la sala brillante), coloca un mantel plástico o de papel en tu mesa de trabajo para evitar la suciedad, controla las corrientes de aire, y si ocurriera un desastre ten a mano una pequeña aspiradora de baja potencia, como las que se usan para asear los teclados del ordenador.

9. Brazalete magnético: También puedes crear un brazalete magnético, ideal para tomar más fácilmente los elementos usando sólo una mano, y sin separarte del trabajo. Para eso, corta un rectángulo de tela y ponlo sobre la mesa. Acomoda planchas magnéticas al centro, y dos tiras de elástico a los lados. Cierra el rectángulo cosiendo el elástico estirado, y úsala en la muñeca. Si no tienes elásticos, sólo encierra en tela un magneto ancho y sujeta en tu muñeca aplicando velcro en albos extremos del rectángulo.

"Si coses usando alfileres, o usas clavos pequeños, tornillos y otras piezas metálicas, una buena idea es crear una bandeja imantada que recolecte estos elementos."

10. Contenedores: Ten siempre contenedores plásticos en tu sala de trabajo. Te ayudarán a guardar restos de pintura, limpiar pinceles y materiales, guardar la harina de madera luego de tus cortes, y mucho más.

Con estos trucos para organizar tu taller de manualidades podrás trabajar con más orden, cuidar mejor tus materiales, ¡y tener un ambiente impecable!