Cómo solucionar problemas comunes al lavar o planchar la ropa

Du rante los procesos de lavado, secado y planchado, podemos tener algunos problemas que afecten sobre nuestras prendas, ya sea marcándolas, manchándolas o haciendo defectos en sus materiales.

Lo bueno es que para cada inconveniente hay una solución.

Por ejemplo, durante el lavado nos puede ocurrir que una prenda se destiña y desluzca sus colores originales. Para prevenirlo, la mejor idea es hacer tandas de lavado según los colores de las prendas, separándolas en blancos, negros, marrones y rojos, azules y verdes. Pero claro, si ya nos ocurrió que una prenda se ha desteñido, la prevención llega tarde. Para solucionarlo podemos aplicar este viejo truco de abuela: cocer en agua limpia un generoso puñado de laurel, y usar esta agua de cocción caliente para remojar en ella cada prenda por separado o divididas según su color original, para revitalizar sus colores iniciales. Este no es el único truco, te invitamos a conocer otras soluciones en nuestra nota "Cómo recuperar los colores de la ropa desteñida".

Para dejar las telas más suaves en el lavado, podemos usar suavizante comercial, aunque algunas prendas no lo admiten del todo bien. En este caso, podemos reemplazarlo por vinagre blanco, colocado en el receptáculo del enjuague o el suavizante, para dejar las prendas suaves y sin problemas.

Si vamos a lavar prendas de Bremer o jersey, podemos agregarle al suavizante un chorrito de agua oxigenada, para evitar que se formen pelotitas en el material.

Cada prenda tiene símbolos que nos indican el método de lavado, planchado, o si admiten o no productos suavizantes. Te invitamos a conocerlos en nuestro artículo "Cómo interpretar los símbolos del lavado".

En el planchado suelen ocurrir accidentes indeseados, como las manchas de tostado por un calor excesivo sobre el tejido o la tela. Para eliminar estas marcas marrones, podemos frotarlas con un algodón o trapo suave embebido en una mezcla de agua oxigenada y agua, hasta hacerlas desaparecer.

Las prendas y telas de lino son todo un desafío en lo que respecta al planchado, ya que suelen aparecer surcos y marcas muy fácilmente. Para hacer desaparecer estos surcos, humedecemos directamente la marca con agua oxigenada, y aplicamos sobre ella un trapo suave, también remojado en agua oxigenada. Pasaremos por encima del trapo la plancha a temperatura media, para dejar el lino bien liso.

Durante el secado se puede aprovechar para mejorar el aspecto de las prendas. Por ejemplo, podemos disminuir las arrugas de las prendas, para no abusar del planchado y poner en riesgo la ropa. Para ello, cuando saquemos la prenda demasiado arrugada del lavarropas, la podemos meter en una bolsa común o de cierre hermético, para llevarla al freezer. La dejamos allí unas horas, y cuando la retiremos, sólo habrá que sacudirla. Esta técnica es también ideal para las telas que no admiten planchado.

Al planchar prendas, debemos hacerlo siguiendo estos consejos:

- Plancha las sedas por el reverso (para evitar brillos)

- Al planchar lanas, hacerlo con la plancha caliente y muy rápidamente

- Si se trata de lino o algodón, usar la plancha caliente con vapor

- Para planchar hilo, lo mejor es usar la plancha a temperatura media, en pasadas laterales bien constantes.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo solucionar problemas comunes al lavar o planchar la ropa, te sugerimos que visites nuestra sección Ropa y calzado.

Esta nota te fue útil?
9 valoraciones.
El 100% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social