Cómo Separar la Basura

Guía para Clasificar la Basura

En estos días, prácticamente en todas nuestras ciudades hay una recolección de residuos clasificada, y eso hace que debamos saber cómo separar la basura, para colaborar con el entorno desde nuestros mismos hogares. Incluso si en tu vecindario no hubiera recolección clasificada de residuos, seguro habrás visto en sitios públicos, mercados y en los espacios comunitarios que hay grandes recolectores de colores, destinados a recibir botellas plásticas, de vidrio, cartones y demás. Así que ya no hay excusas, súmate al buen hábito de clasificar la basura siguiendo estas instrucciones.

Conociendo los reciclables y los residuos

Antes de aprender a separar la basura, es bueno que hagamos un repaso sobre los elementos reciclables, reutilizables, y los que son residuos comunes. En reglas generales, podemos clasificarlos en residuos orgánicos e inorgánicos:

  • Los residuos orgánicos son todos los que provengan de una fuente viva: los restos de las carnes, huesos, cáscaras de huevo, pieles de frutas y vegetales, tallos y hojas descartados, el césped que cortaste en el jardín, flores, la rama del árbol que cayó, todo lo que provenga de una fuente viva y que no haya sido procesado.
  • Los residuos inorgánicos son los que provienen de minerales o de materiales procesados: el papel, cartón, todas las pastas de celulosa, metales, vidrios, envolturas, bolsas plásticas y de papel, y muchos más.
Guía para clasificar la basura en casa. Cómo se clasifica la basura? Separar carton, papel, vidrio. Guía para separar la basura en contenedores

© Depositphotos.com/photography33

Imagen 1. Con contenedores comunes también puedes llevar los residuos separados a los centros de recolección.

Dentro de estas dos categorías, hay algunos residuos que pueden ser reciclados, otros reutilizados, y otros son residuos comunes y/o de manejo especial. Por ejemplo: las sobras de la comida no pueden ser recicladas, pero sí reutilizarse, agregándolos a la compostera en muchos casos; el papel usado puede ser reciclado para formar nuevos papeles, mientras que las baterías (pilas) no se reciclan y necesitan ser despojadas con ciertas precauciones para evitar contaminar las tierras y aguas de los vertederos, aunque en ciertos casos sí pueden desmantelarse para reutilizar ciertas partes.

Hay muchos casos diferentes, por lo que hacer una separación básica en casa es la mejor ayuda que le das a los especialistas, que intentan cuidar de nuestro planeta para darnos una mejor calidad de vida.

Cómo armar contenedores para separar la basura

La manera más simple de separar la basura en casa es disponer contenedores para cada material. Compra tachos con tapas, o créalos a partir de cajas de cartón o cajones de madera, decorándolas a tu gusto. Usa también cajones plásticos cubriendo su interior con bolsas reforzadas de residuos, o lo que que sirva para crear los contenedores. Ya que los tengas, coloca un cartel bien visible que te recuerde qué debe ir en cada uno:

Vidrio (contenedor verde): Frascos de conserva, botellas, platos rotos, frascos de perfume vacíos, espejos, cristales, todo vidrio que despojes. No todos son reciclables, pero si no sabes cómo identificarlo, ponlos todos allí y los especialistas se encargarán de hacerlo. Lo mejor es despojarlos limpios y secos, sin etiquetas o adhesivos en lo posible.

Metal (contenedor rojo): Latas de aluminio, placas metálicas, las llaves que se rompieron, latas de conservas, utensilios de cocina que no uses, perchas metálicas no recubiertas, todo metal que no sirva. Nuevamente: procura que estén limpios, secos, y sin papeles, etiquetas o adhesivos.

Papel (contenedor azul): En esta categoría se incluye papeles, cartones, cartulinas, el periódico, cajas vacías, apuntes escolares, la guía telefónica, etc. También se puede incluir, con cuidado y adecuación, papeles sanitarios, servilletas de papel, pañuelos y otros, siempre que no tengan restos biológicos en ellos (es decir: la servilleta de papel con la que secaste la encimera, pero no la que usaste para limpiar restos de comida). Muchos centros incluyen en esta categoría a los envases tetra brick (las cajitas de alimentos y bebidas), limpios y secos. Nuevamente: no todos son reciclables, pero si no sabes cómo identificarlos, sólo ponlos y deja que los especialistas decidan su uso.

Plástico (contenedor amarillo): Vajilla infantil, la manguera del jardín que se pinchó, neumáticos viejos (estos son residuos especiales), bolsas plásticas, botellas, bidones, palanganas, juguetes, etc.

Orgánica (contenedor marrón): Coloca todos los restos de fuentes vivas que no hayan sido procesados: pieles de frutas y verduras, tierra, hojas secas, pasto cortado, ramas, flores, hojas, tallos, semillas, las vainas de los mariscos, los huesos de los animales, las cáscaras de huevo, tapones de corcho natural, filtros de café, sobres de infusiones con las hierbas dentro, y muchos más.

De manejo especial (contenedor naranja): Estos son los residuos que deben tratarse con cierto cuidado. Incluyen los aceites, grasas y otros afines, que puedes poner dentro de un contenedor plástico en lugar de tirarlo por el vertedero o por el drenaje (para no contaminar las aguas). Elementos tecnológicos, baterías (pilas), los residuos médicos y biológicos, el tóner y su contenedor, y muchos más. Ponlos en una caja abierta o en una bolsa, con un cartel de indicación, y pídele al servicio de recolección que se encargue de ellos o que te informen dónde llevarlos.

Desechos (contenedor gris): Incluye los no reciclables, los residuos comunes que no son una amenaza inmediata a la tierra o a las aguas (como los de manejo especial). Pon aquí el barrido de casa, las colillas de cigarrillos, los pañales, los apósitos sanitarios, el papel sanitario u otros similares, cepillos de dientes, bolsas de la aspiradora y más. Infórmate en tu municipio sobre la lista completa para cada ciudad.

Varios (contenedor negro): Esta categoría puede ser algo general, e incluye elementos que pueden ser reciclados o reutilizados, pero que no se ajustan a las categorías previas. Incluyen las bombillas o lamparillas de la luz, las prendas de vestir y otros tejidos, los CDs y DVDs, electrodomésticos y demás. Si en tu ciudad no hay recolección, puedes poner estos en una caja y dejar que el recolector haga con ellos lo más apropiado.

Los colores de los contenedores pueden variar entre una y otra ciudad: infórmate, o simplemente usa carteles para indicar los contenidos. Sólo recuerda depositar los elementos siempre limpios y secos, y llevar tus contenedores cuando estén llenos a los puntos de recolección si no hubiera retiro en tu vecindario. Será mucho más simple y, sin complicación alguna, podrás hacer tu parte en el cuidado del entorno, con estos contenedores que te ayudarán a separar la basura en casa fácilmente.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo Separar la Basura, te sugerimos que visites nuestra sección Reciclaje.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social