Cómo prepararnos para un masaje

Cómo estar preparados para recibir masajes

Nada más relajante que un masaje bien hecho. Pero hasta la más completa terapia puede ser inefectiva si acudes al encuentro tenso y sin estar listo para esta placentera experiencia. Por eso, y para que puedas relajar cuerpo y mente en esta deliciosa actividad, te proponemos estos consejos para prepararte antes de recibir masajes.

Prepara el cuerpo para los masajes

Toma una ducha caliente, algo larga, exfoliando tu piel con lufas o esponjas, y usando tus productos "reservados", esos que sólo utilizas en ocasiones especiales para dejar tu piel maravillosa. Cuando sales de la ducha y te ves radiante, también te sientes radiante y te enmarcas en un cuadro mental positivo y mucho más provechoso, en particular si estás por complementarlo con un masaje descontracturante.

Completa tu preparación física con todas las actividades que prefieras, antes y después de la ducha: arregla tus uñas, usa mascarillas en la piel, atiende a tu depilación o barbeado, aplica cremas y fragancias de aromaterapia que te ayuden a descansar las células de la piel. Luego, viste con ropa cómoda, de preferencia de colores claros o vivos (nada de grises o negros) para sentirte más abierto a las energías positivas, y más contento también. Es importante que uses calzado confortable y fácil de quitar, y poco o nada de joyas y accesorios.

Olvidate de todo a tu alrededor

Al llegar al sitio donde te harán los masajes (o al estar listo en casa para recibirlos) apaga la TV, el ordenador, y fundamentalmente el móvil. En su lugar, pon música suave y placentera, y quizás algunas velas si estás en casa. Evita las interrupciones y las distracciones: si suena el móvil mientras recibes masajes, tu mente derivará indiscutiblemente en pensamientos de trabajo, preocupación y demás. Piensa que por muchísimas generaciones vivimos bien sin cargar con el teléfono a cuestas: una hora de incomunicación no será grave, y te permitirá una mejor relajación.

¿Te sientes totalmente preocupado por asuntos de rigor? Deja a tu pareja o a tus hijos el número de teléfono del sitio de masajes, bajo la indicación de que sólo se comuniquen en caso de emergencia. Así no tendrás la interrupción de quien te llama porque no encuentra el control remoto de la TV o no sabe dónde guardó el expediente de un cliente, mientras tengas la tranquilidad de poder ser hallado en caso de emergencias.

Prepara tu mente para los masajes

Finalmente, lo más efectivo, necesario y también difícil de lograr antes de recibir masajes: preparar la mente. Siéntete libre, relajado, piensa en cosas positivas y deja de lado las preocupaciones, al menos por un momento.

No tengas culpas por hacerlo, ni tengas temor de que "si lo hago algo malo sucederá". Es sólo una hora, muy necesaria para que reagrupes tus energías y puedas afrontar mejor la vida, incluso los problemas. Relaja tu mente y entrégate a la sensación del tacto del masajista sobre tu piel, a los movimientos, a la liberación de todo lo negativo que hay acumulado con esta confortable caricia a tu ser.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo prepararnos para un masaje, te sugerimos que visites nuestra sección Otros.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social