Precauciones al Recoger Hongos o Setas

Si te gusta salir al bosque a recoger hongos o setas, debes tener siempre presente el no consumir aquellas especies que no conoces.

Precauciones al Recoger Hongos o Setas

Cuidados al recolectar hongos del bosque

Las setas son hongos silvestres aptos para el consumo humano que se recolectan en bosques húmedos y donde abundan los árboles, los matorrales y vegetación frondosa. Recolectar hongos para el consumo propio es una sana y divertida afición, pero exige de precauciones y conocimientos para evitar las especies tóxicas o venenosas.

Precauciones al Recoger Hongos o Setas
Precauciones al Recoger Hongos o Setas

© Depositphotos.com/blinow61

No consumir hongos que no se conocen

  • El primer y más lógico consejo. Si no se está seguro de que una determinada variedad de hongo es comestible o no, es obligatorio dejarlo y no arriesgarse; recordemos que hay setas muy tóxicas que pueden llevar incluso hasta la muerte, así que no es cuestión de probar a ver que pasa.
  • En este sentido puede ser interesante la lectura de libros especializados escritos por expertos con fotografías a color, que muestran las setas más peligrosas y aquellas que son aptas para su consumo, o también llevar encima una de las típicas guías de campo informativa sobre las setas locales.
  • Una vez más, si nunca antes has comido un hongo similar al que encuentras y dudas si se puede ingerir o no, lo ideal es no hacerlo.

Leyendas urbanas sobre setas venenosas

  • La sabiduría popular a veces resulta muy útil, y en otras ocasiones puede poner en peligro nuestra salud. En el caso de los hongos venenosos, existen varias creencias populares que al día de hoy aún se siguen erróneamente a la hora de determinar si un hongo es venenoso o no.
  • Por ejemplo, la falsa creencia de dar a probar previamente a un gato una seta para saber si es venenosa o no (el veneno puede tardar días en hacer acto de presencia), hervir los hongos junto a un ajo, y si se vuelve negro es por su veneno (lo cual es falso), o creer que todas las especies con colores vivos son venenosas.
  • Tampoco sirve de nada hervirlas, dado que no siempre se destruyen las toxinas al verse expuestas al calor, y mucho menos ingerirlas crudas, con contadas excepciones de hongos que sí se pueden comer en su estado natural.

"Si no se está seguro de que una determinada variedad de hongo es comestible o no, es obligatorio dejarlo y no arriesgarse."

Formación y seminarios para micólogos

  • Si la afición por recoger hongos del campo va más allá o simplemente uno quiere asegurarse al máximo de que lo que ingiere no le va a sentar mal, resulta interesante asistir a cursos o seminarios que organizan distintas sociedades micológicas con expertos entendidos en la materia, quienes sabrán identificar muchas setas, tanto comestibles como venenosas.
  • Es imposible aprender únicamente leyendo libros o guías de Internet, por lo tanto resulta muy útil realizar muchas salidas al bosque con entendidos y seguir sus consejos para disfrutar al máximo de esta bonita afición, que además, nos proporciona alimentos sabrosos y gratuitos.

"Resulta muy útil realizar muchas salidas al bosque con entendidos y seguir sus consejos para disfrutar al máximo de esta afición."