Cómo limpiar los cepillos

Consejos para la limpieza de los diferentes tipos de cepillos

Para que estos cepillos cumplan su función satisfactoriamente, también requieren de algunos cuidados y “mimos”.

Cepillos de uñas: Para higienizarlos correctamente, debemos sumergirlos en una mezcla de agua y vinagre.

Cepillo de dientes: Si no los enjuagamos bien luego de cepillarnos los dientes, suelen quedar una capa de pasta dentífrica en la base de las cerdas. Para que desaparezca, solo debemos dejar el cepillo en remojo un rato en agua con vinagre.

Si notas que el cepillo de dientes nuevo es muy duro, puedes intentar ablandar un poco sus cerdas dejándolo durante toda la noche en agua con sal.

Cepillo de los zapatos: Sumérgelo en una mezcla de agua con un chorrito de detergente y un chorrito de amoniaco. Déjalo allí toda la noche. Enjuaga bien y deja que se seque al aire.

Cepillos par botellas: Los cepillos que sirven para limpiar mamaderas, botellas o recipientes largos y angostos quedan como nuevos si los sumergimos un rato en una mezcla de agua y amoniaco, luego lo lavamos con detergente y aclaramos con abundante agua.

Cepillos para el cabello: Deben limpiarse todos los días, primero retirando todo el cabello que puede haber quedado enganchado y cada15 días con un poco de agua con jabón o detergente, y unas gotas de amoniaco.

Nota: Si bien tu escobillón o escoba de barrer no es un cepillo, te contamos un truco. Si al barrer notas que suelta pelusa, corta un poco las cerdas (ya que sus puntas están muy desgastadas), y volverá a barrer como el primer día.

Gracias por leer Cómo limpiar los cepillos, si te gustó este artículo, suscribete a cualquiera de nuestras redes sociales y recibe publicaciones destacadas todos los días. Solo tienes que hacer click aquí.

Esta nota te fue útil?
3 valoraciones.
El 67% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social