Cómo Limpiar las Placas y Moldes de Horno

Limpieza de Placas y Moldes para Horno

Limpiar placas y moldes del horno para dejarlos nuevamente relucientes, en su color metálico (ese que lucía al comprarlas, y que luego nunca más pudimos disfrutar), parece ser una tarea titánica. Sabemos que con polvos abrasivos y frotando durante algunas horas con la esponja de lana lo lograríamos… pero, ¿quién quiere dedicar toda una tarde de cada semana a realizar este esfuerzo?.

Por eso, aquí tenemos una solución por demás efectiva que, dependiendo del estado de cada elemento, podrás aplicar en 60 o en sólo 30 minutos, sin raspar y sin rayar tus utensilios de cocina.

Una técnica fácil y rápida para limpiar fuentes de horno

Esta técnica para limpiar placas y moldes del horno suena “demasiado buena para ser verdad”. Una limpieza profunda, que retira cualquier resto de aceites y grasas quemadas, que les quita a las placas ese tono café-dorado y que no requiere que raspemos ni que hagamos trabajo alguno, parece ser justo lo que prometen las publicidades. Pero es real, y además, un método de limpieza que cuida tus elementos, sean de aluminio, antiadherentes o los que fueren.

Pasos para la limpieza de placas y moldes de horno. Limpieza profunda de fuentes de horno. Cómo quitar la suciedad adherida en placas de horno

© Depositphotos.com/belchonock

Imagen 1. Dejar los trastos en remojo es fundamental para hacer una limpieza más efectiva en la cocina.

Se trata del uso eficiente de uno de los mejores limpiadores, desinfectadores y aliados en múltiples tareas del hogar: el bicarbonato de sodio (bicarbonato de sosa). Bastará con aplicarlo de una manera específica para limpiar placas y moldes del horno fácilmente.

Cómo limpiar placas y moldes de horno con bicarbonato

El primer paso para limpiar placas y moldes del horno fácilmente es lavar el elemento y quitarle los restos de suciedad. Para aflojarla, deja en remojo en agua caliente por 5 minutos o más antes del lavado. Recuerda que no es fundamental lavar las placas y moldes ni bien las desocupas, a menudo es mejor dejar en remojo en agua sola o con productos desengrasantes (el vinagre blanco también sirve) durante toda la noche, para que el lavado al día siguiente sea más eficiente.
Si no te gusta dejarlos en la cocina, coloca una cubeta grande en el cuarto de lavado o en otro sitio, para dejar en remojo tanto tiempo como quieras, sin que tu hogar se note desordenado. Después lava, y seca con un paño limpio.

A continuación, puedes aplicar esta genial técnica de limpieza casera con productos naturales. Bastará con espolvorear la superficie con bicarbonato de sodio, un lado por vez, para cubrirla tanto como puedas. Aplica una cantidad generosa, pues esta técnica funciona directamente por contacto.

Deja actuar unos 3 a 5 minutos en seco, y luego rocía con peróxido de hidrógeno (agua oxigenada), provocando una efervescencia que eliminará cualquier resto de suciedad, mancha u otros, sin rayar la superficie. Asegúrate de rociar el peróxido de hidrógeno y no de verterlo en chorro, pues esto sólo desplazaría el bicarbonato de la superficie; si no cuentas con una botella con pulverizador, viértelo gota a gota sobre el bicarbonato para limpiar fuentes y moldes del horno en toda su superficie.

Deja actuar esta suerte de pasta burbujeante por 30 a 60 minutos, según sea la cantidad de suciedad adherida. Por último, sólo aclara con agua tibia, y lava con detergente como de costumbre, esta vez disfrutando de un utensilio que parecerá nuevo, sin esfuerzo alguno.

Esta técnica para limpiar placas y moldes del horno es fácil, puedes hacerla sin interrumpir otras actividades, ¡y cuidará de tus superficies sin rayar!

Si deseas leer más artículos similares a Cómo Limpiar las Placas y Moldes de Horno, te sugerimos que visites nuestra sección Orden y Limpieza.

Esta nota te fue útil?
2 valoraciones.
El 50% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social