Cómo Limpiar la Vitrocerámica

Método para Limpiar Vitrocerámica

Hoy queremos compartir contigo un consejo que en verdad cambiará la manera en la que luce toda tu cocina (el corazón del hogar): veremos cómo limpiar la vitrocerámica muy fácil, en poco tiempo, sin fregar y sin químicos peligrosos. ¡Así es!.

Olvídate de los limpiadores con vapores tóxicos y de quedarte con los brazos exhaustos. Para hacer esta limpieza fácil necesitas sólo dos ingredientes y dos a tres elementos. Prepara uno o dos paños limpios y secos de un tamaño igual o apenas mayor que la vitrocerámica que vayas a limpiar, una cubeta, agua del grifo, 1 a 3 cucharadas de detergente para la vajilla, y una taza (o la cantidad necesaria) del principal aliado de la limpieza en el hogar, el bicarbonato de sodio.

Pasos para limpiar la vitrocerámica

Sigue este paso a paso fácil para dejar la vitrocerámica como nueva:

1. Mezcla en la cubeta el agua (templada, si quieres) con el jabón para la vajilla. Mezcla para disolver.

2. Moja allí el paño limpio y pósalo sobre la vitrocerámica, cubriéndola bien. Deja actuar por algunos minutos o hasta una hora, y luego retíralo raspando suavemente. Esto retirará las suciedades superficiales y voluminosas.

Cómo limpiar cocinas de vitrocerámica. cómo limpiar la vitrocerámica paso a paso

© Depositphotos.com/belchonock

Imagen 1. Con esta técnica puedes dejar como nuevos los visores del horno, del microondas, del calefactor y todas las vitrocerámicas que tengas en tu hogar.

3. Deja secar al aire (o usa papel u otro paño, si prefieres no esperar) y espolvorea en una capa pareja y uniforme con el bicarbonato de sodio (más bien abundante). Debes cubrir toda la vitrocerámica, sin dejar zonas libres. Deja actuar por 30 minutos a dos horas.

4. Usando el paño seco (si tienes dos) o el mismo bien escurrido, frota en suaves movimientos circulares por toda la superficie de la vitrocerámica, para raspar naturalmente las suciedades. No descartes el bicarbonato de sodio: sólo estás haciendo un suave raspado.

5. Moja el paño en la mezcla de agua y detergente para la vajilla, escúrrelo para que esté mojado pero que ya no gotee, y pósalo sobre la vitrocerámica con el bicarbonato de sodio. Presiona con las palmas para asegurarte de que haya buen contacto. Deja actuar por unos 30 minutos.

6. Sin levantar el paño del todo, haz pequeños movimientos circulares con los dedos de modo que raspe nuevamente el vidrio térmico por debajo. Hazlo en toda la superficie.

7. Por último, ve limpiando el vidrio con el paño, limpiándolo en la solución de agua y detergente hasta que ya no haya restos del bicarbonato. Puedes dar un último repaso mojándolo sólo en agua si prefieres, y disfruta de esta ventanita como si fuera nueva.

Con estos consejos sabrás cómo limpiar vitrocerámica del horno, del microondas, de los calefactores, del calentador de aguas, y donde sea que notes grasas, hollín u otras suciedades.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo Limpiar la Vitrocerámica, te sugerimos que visites nuestra sección Orden y Limpieza.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social