Cómo instalar un sistema de iluminación halógena

Ventajas de la iluminación halógena

Los sistemas de iluminación halógena son una gran alternativa para aumentar la iluminación de las estancias del hogar en un modo llamativo, decorativo y muy especial. Instalar este sistema no es una tarea complicada.

Un sistema de iluminación halógena es de baja potencia, creando así una luz que abarca la habitación, sin ser demasiado agresiva. Es direccionada, por lo que podemos colocarla de acuerdo al mobiliario o a la funcionalidad de la habitación. Su colocación es en verdad sencilla, y no altera ni la estructura edilicia del hogar, ni rompe con el estilo decorativo reinante.

El kit de instalación

Para crear un sistema de iluminación halógena necesitas un transformador de baja potencia, tacos y hembrillas o ganchos de sujeción a la pared (cuatro, dos por cada lado), cables de alimentación (dos, del largo necesario) y sujetacables con tuerca (cuatro), tensores para dar la correcta tensión a los cables (dos o cuatro, según la instalación deseada), varillas y tornillos para asegurar las lámparas (tantas como desees colocar) y las lamparillas adecuadas.

En el mercado puedes hallar kits de iluminación halógena pre armados, listos para su colocación, en una variedad de estilos, tamaños y potencias, y a precios sumamente accesibles. De cualquier modo, puedes hallar todos estos materiales en ferreterías, casas de construcción y tiendas de iluminación.

En cuanto a herramientas, necesitarás pinzas de corte y de ajuste, taladro y broca o mecha a la medida, y destornilladores, con los tornillos y ganchos necesarios.

Instalación del sistema halógeno de iluminación

Marca en la pared el sitio de ubicación del sistema, en dos líneas rectas separadas entre sí por 10 cm. Practica las cuatro perforaciones en la pared, ajustando un taco y los ganchos o hembrillas adecuados para colgar los cables. Asegúrate de que tengan buena profundidad, y que los tacos queden bien sujetos y ajustados, para no correr riesgos de desprendimientos luego.

Con un sujetacables, crea lazos o dobleces en los extremos de cada cable ya medido, para poder colgarlos de las hembrillas y tensores. Ajusta bien sus tuercas para dejarlos bien firmes. Luego, coloca un tensor uniendo la hembrilla de la pared con el rulo del cable, en sus cuatro extremos, tensando para dejarlo en una posición correcta, bien seguro y resistente.

Ya listos los cables, prepara las lámparas. Asegura las varillas con los tornillos de conexión a los cables, ajustándolos a la altura correcta y con buena presión. Primero ajusta las varillas a las lámparas y luego a los cables, usando en primer lugar los tornillos adecuados, y luego las conexiones. Recuerda que éstas deben atravesar la funda de los cables, para dar alimentación eléctrica a las lámparas. Luego, coloca las lámparas en su sitio, colgándolas de los cables.

Sólo resta colocar el transformador. Ubícalo en un sitio debajo de la conexión a la pared, oculto de la vista directa. Amura el transformador a la pared con tornillos, dejándolo en posición vertical, y conecta los cables positivo y negativo en correcto orden, llevándolos luego hacia los cables instalados con las lámparas.

Ya sólo resta enchufar el transformador a la red eléctrica, y disfrutar de tu nuevo sistema de iluminación, totalmente a la medida.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo instalar un sistema de iluminación halógena, te sugerimos que visites nuestra sección Electricidad.

Esta nota te fue útil?
3 valoraciones.
El 100% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social