Cómo hacer un limpiador de alfombras casero

Dos recetas de limpiador de alfombras

Limpiar las alfombras en hogares con muchos ocupantes o con mascotas puede ser un verdadero desafío. Las fibras acumulan suciedades, las salpicaduras quedan impregnadas, y los colores de los tejidos van perdiendo su encanto. Pensamos que la única alternativa es contratar los servicios de una costosa empresa de mantenimiento... pero no es así.

Aquí aprenderemos a crear dos versiones de un limpiador de alfombras casero sumamente eficaz y totalmente natural, que no sólo las dejará como nuevas, sino que además las cuidará junto con su entorno.

Limpiador líquido casero para alfombras

Esta es la versión líquida del limpiador. Para hacerla, mezcla en un balde o en un bol grande una cucharadita de bicarbonato de sodio y una cucharada de detergente líquido para la vajilla. Luego agrega, lentamente, una taza de agua tibia mezclada con una cucharada de vinagre blanco de alcohol. Remueve para integrar, con cuidado por la reacción burbujeante que se puede producir al mezclar vinagre con bicarbonato de sodio, y deja asentar hasta que notes la preparación fría. Entonces, envasa en una botella con pulverizador, y ya está listo para usar.

Rocía con el líquido por sobre toda la superficie de la alfombra, sin mojarla, pero asegurándote de que quede húmeda. Deja actuar unos 20 a 30 minutos, y luego repasa con una esponja limpia, apenas humedecida con el producto. Puedes usar cepillos si prefieres. Finalmente, seca el excedente de agua con papeles absorbentes, y deja ventilar para que termine de evaporarse los líquidos. Tu alfombra quedará impecable, y sus colores como nuevos.

Limpiador en polvo para alfombras y moquetas

Para tejidos que hace tiempo no se limpian y tienen manchas puntuales, aprovecha este limpiador casero en polvo. Prepáralo mezclando en un bol grande lo siguiente:

- 2 tazas de bicarbonato de sodio
- 1/2 taza de fécula de maíz
- 1/2 taza de harina de maíz
- 4 hojas de laurel secas y trituradas
- 1 cucharada de clavo molido
- 1 cucharada de bórax (este ingrediente es opcional, aumenta el poder de limpieza pero puede ser agresivo con niños y mascotas)

Mezcla muy bien, disolviendo posibles grumos e integrando todos estos elementos; puedes hacerlo en la procesadora si prefieres. El bicarbonato y el bórax son agentes de limpieza profundos, también refrescarán y renovarán las fibras de la alfombra, mientras que el clavo y el laurel poseen efectiva acción antibacterial.

Ya bien mezclados, coloca todos los ingredientes en un envase de tamaño adecuado, con una tapa que permita espolvorear y otra de cierre completo, como un vejo envase de talco.

Para utilizar, simplemente espolvorea sobre la mancha o sobre toda la alfombra, deja actuar 30 a 35 minutos, y pasa un cepillo de cerdas medias en un mismo sentido, para no "despeinar" el tejido. El polvillo retirará toda la suciedad, y luego puedes aspirar para retirarla por completo.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo hacer un limpiador de alfombras casero, te sugerimos que visites nuestra sección Orden y Limpieza.

Esta nota te fue útil?
5 valoraciones.
El 100% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social