Cómo hacer un galletero con una lata en desuso

Re cibir a las visitas con unas galletas para el momento de compartir un te u otra infusión, esta en el manual básico del anfitrión. Y para sumarle detalles vistosos a este momento, podemos presentar las delicias en un original galletero hecho con una lata en desuso, para reciclar y crear una manualidad atrapante.

Hay muchas formas de hacerlo. Podemos utilizar latas de diversos materiales, e incluso elementos que ya tengamos en el hogar.

Por ejemplo, en las tiendas de artísticas o en las de repostería podemos adquirir envases de cartón, de los que se utilizan para el dulce de leche. Estos envases son muy económicos y también muy prácticos, ya que pueden ser pintados con casi cualquier material, o pueden ser forrados con papeles y telas. También cuentan con una tapa de buen calce, lo que hace que el trabajo sea más que prolijo y adecuado.

También podemos usar frascos de vidrio de gran capacidad para hacer un galletero. Podemos dejarlos con algunas zonas traslúcidas, para que se vea el contenido, o pintarlos completamente con pinturas de esmalte, lacas vitrales, o incluso con pinturas acrílicas mezcladas con barniz vitrificable, para proteger el trabajo. Siempre recordaremos pintar por fuera, para evitar la posible contaminación de las galletas, ya sea por residuos de pintura o por sus aromas.

Si decides hacer el galletero con alguna lata con tapa, lo más conveniente será pintarla con pinturas en esmalte. Sin embargo, si se trata de una lata de color blanco o de su color metálico original, las lacas vitrales pueden ayudarnos a darle un aspecto más moderno y llamativo. Estas latas también pueden ser pintadas con acrílicos mezclados con barniz vitrificable, sin inconvenientes.

También se puede forrar la lata, el frasco o el contenedor escogido, con un simpático papel de regalo. Para hacerlo, colocamos una capa de pegamento universal sobre la lata y colocamos el papel con prolijidad, retirando o empujando las burbujas de aire que puedan formarse. Lo cortaremos a la medida, o bien permitiremos un excedente en los extremos superior e inferior, para luego doblarlos y dar una buena terminación con el mismo papel, pegado sobre sí mismo. La misma tarea puede ser realizada con telas, ya sean comunes o plastificadas.

Finalmente, sólo resta darle los toques decorativos al galletero. Aquí podemos usar cintas, botones, moños, lazos, brillantina, o los objetos de nuestra preferencias. Recordemos colocar sobre la tapa algún elemento que sirva a modo de tirador o perilla, para poder retirar y colocar la tapa con comodidad. Deja reposar el trabajo por unos dos a tres días, destapado, antes de colocar las deliciosas galletas en su interior, para que el pegamento y la pintura se sequen bien y evaporen todos sus aromas.

Gracias por leer Cómo hacer un galletero con una lata en desuso, si te gustó este artículo, suscribete a cualquiera de nuestras redes sociales y recibe publicaciones destacadas todos los días. Solo tienes que hacer click aquí.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social