Cómo hacer un costurero con un frasco en desuso

Reciclar y reutilizar son dos tareas que deberíamos aplicar más seguido. Hoy te presentamos una idea genial para cumplir con estos cometidos. Vamos a diseñar un práctico costurero con un frasco en desuso.

Cómo hacer un costurero con un frasco en desuso

Cómo hacer un costurero con un frasco en desuso

Una idea original, práctica y muy útil para tener siempre a mano: un costurero personalizado, para tener todos tus elementos de costura siempre bien ordenados, y hecho simplemente con un frasco de vidrio o plástico que tengamos en desuso.

El primer paso será elegir un frasco de vidrio o plástico transparente que tenga su boca ancha y amplia, para poder acceder al contenido con facilidad. En lo posible, procura que se trate de un frasco sin insignias ni marcas en su superficie. También debe tener una tapa que cierre bien, ya sea con rosca o en estilo de tapón. Si eliges con tapa, que sea preferentemente con tapa corona, siempre que calce bien y no quede suelto.

Ya elegido el frasco para nuestro costurero, vamos a lavarlo bien para retirar cualquier resto de alimento o de suciedad. Eliminamos la etiqueta y retiramos los restos de pegamento con agua caliente o alcohol embebido en un algodón.

Cómo hacer un costurero con un frasco en desuso
Cómo hacer un costurero con un frasco en desuso

Ya está listo el frasco, y toca el turno de la tapa. Ya sea que hayas elegido un tapón de goma o de corcho (o similar) de buen calce, o la tapa a rosca original del frasco, vamos a limpiarlo bien, retirando cualquier resto de alimento, las etiquetas adhesivas, y el resto de pegamento, con la misma metodología que usamos para limpiar el frasco.

Luego, haremos un alfiletero para colocarlo sobre la tapa, de modo de tener nuestras agujas, alfileres y alfileres de gancho siempre a mano. Podemos usar media esfera de telgopor recubierto con una tela bien resistente y gruesa, o bien confeccionaremos una bolsa compacta con restos de café molido. El café molido retira la suciedad, la grasitud y el óxido de las agujas y alfileres, a la vez que los mantiene afilados y con buena punta.

Ya creada la bolsa, o la media esfera de telgopor forrada en tela gruesa, procedemos a pegar el alfiletero a la tapa. Usaremos un pegamento resistente, como adhesivo universal o pegamento de dos componentes.

Imagen: 1

Imagen: 2