Cómo hacer un Cajón de Siembra

Cómo Crear un Cajón de Siembra

Hoy queremos enseñarte la manera más fácil y eficiente de hacer un cajón de siembra, que servirá también para colocar plantas en tierra o macetas, usando como contenedor una caja que resulte vistosa. Con materiales cotidianos lograremos impermeabilizar y proteger la madera, al tiempo que propiciaremos el drenaje necesario para tus plantas. ¡Ya no hay excusas para lucirlas a todo esplendor!

Preparando el cajón de madera

Para hacer este trabajo necesitas un cajón de madera que funcione como contenedor, como el de vinos, de verduras, o cualquier otro que te guste. Dale una limpieza simple, lija y pinta a tu gusto, y decora de modo que su exterior se adapte al sitio donde vayas a lucir este “plantero” rústico .

Si necesitas un cajón más grande quizás lo más conveniente sea hacerlo tú mismo. Para eso, usa una plancha de madera para la base, y sin demasiadas consideraciones, encola y atornilla cuatro tablas de madera a los lados o posadas por sobre los bordes. Sólo preocúpate de que resulte firme, y dale el tratamiento necesario para colocar en el exterior, como una mano de fijador sellador al agua y la pintura, o simplemente el barniz al agua que prefieras usar.

Cómo hacer un cajón de siembra o para colocar tiestos. Cajón para sembrar hierbas en el balcón

© Depositphotos.com/Tallisman

Imagen 1. Aplica esta técnica en otros contenedores y crea un cajón de plantas en canastas, cestos, botas, regadores o lo que quieras.

Pasos para hacer el cajón de siembra

Este cajón servirá de lujo para iniciar nuevos cultivos (por ejemplo: para una pequeña huerta de hierbas aromáticas desde semillas) o para colocar tiestos y macetas pequeñas en un mismo contenedor. En ambos casos, necesitas proteger el interior del cajón para aislar la madera del agua de la tierra, y procurar un drenaje que evite su acumulación. Sólo sigue estas instrucciones:

1. Limpia y acondiciona (o crea) la caja que vas a usar.

2. Con un taladro y una broca adecuada, haz una pequeña perforación en una esquina inferior, sobre el lado posterior (es decir, el que no quede a la vista). Esta perforación debe ser del diámetro de un tubo o trozo de manguera que uses para hacer el drenaje (mira más abajo).

3. Acomoda una bolsa de residuos reforzada dentro del cajón, para que tome su forma. Marca el sitio donde está la perforación hecha. Si el contenedor fuera muy grande, abre las bolsas reforzadas y únelas con cinta adhesiva por ambos lados, o compra plástico de jardinería en el tamaño necesario.

4. Retira la bolsa del cajón, y ahora corta una X en la zona marcada. Pasa por allí un trozo de manguera cristal o un tubo plástico, desde dentro y hacia afuera de la bolsa, y dejando unos 3 a 5 centímetros por el lado de adentro, de modo que los cortes queden “alrededor” de la manguera que sobresalga. Usa cinta adhesiva plástica (la de embalar funciona perfecto) para dejar la bolsa bien sujeta al tubo del drenaje.

5. Pasa la manguera (el lado exterior) por la perforación del cajón, y corta donde lo necesites: esta salida debe dar al suelo o a un recolector que adecues, y siempre debe quedar un poco más abajo que la base de la caja, pues si quedara al nivel o hacia arriba el agua no podría drenar.

6. Acomoda la bolsa al interior de la caja de madera, plegándola en la parte superior para que quede al nivel de los bordes o, dependiendo el estilo deseado, envolviendo los bordes de la madera. Puedes dejarla a la vista, ocultarla con las plantas que coloques, o también esconderla debajo de una cinta de telas rústicas u otras decoraciones. Si la bolsa queda algo suelta, jala hacia la parte posterior de la caja y fija con cinta adhesiva.

7. Ahora, agrega una base que permita un buen drenaje: gemas, piedras, porcelanas rotas o lo que quieras. Asegúrate que lo que coloques sea mayor en tamaño al diámetro de la manguera, para no perder por allí las piedrecillas. Pon al menos 3 centímetros de este colchón.

8. Lo siguiente es agregar la tierra para cultivos, o las macetas, bien acomodadas y de modo que queden todas a la misma altura (usa más piedras para elevar las pequeñas). Procura que los tiestos no sobresalgan de la caja, de ser posible.

Listo, ya puedes sembrar o simplemente regar tus macetas para que el agua escurra y salga por el tubo del drenaje. Si temes que no haya suficiente inclinación, sólo pon unas rebanadas de corchos de vino elevando la esquina opuesta a la que tiene el tubo del drenaje.

Con estos pasos simples tendrás un cajón de siembra para cultivar hierbas o lucir tus tiestos, adecuado en tamaño, profundidad y estilo a lo que quieras lograr en tu hogar.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo hacer un Cajón de Siembra, te sugerimos que visites nuestra sección Jardinería.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social