Cómo hacer Revestimientos con Monedas

Cómo Revestir Superficies con Monedas

El revestimiento con monedas se ha popularizado en los últimos tiempos, gracias a la inmediatez de Internet. Hemos visto cómo lo aplican a encimeras, mesas, bandejas, marcos de espejos y hasta a enorme superficies como pisos enteros o muros de piso a techo.

Pero antes de simplemente adherir monedas y rellenar la superficie, debemos aprender a elegir el material, de dónde conseguirlo, y cómo prepararlo para que nuestro trabajo sea simplemente fenomenal. ¡Y aquí te enseñamos todo lo que debes hacer para revestir superficies con monedas con un acabado sensacional!

Cómo elegir las monedas para revestir

Este es un paso de rigor a la hora de lograr el éxito o el completo fracaso al hacer un revestimiento con monedas, en cualquier superficie. Y es que mucho de ello dependerá de las monedas que tengas, de las que puedas conseguir, y también de la economía de tu país. En la mayoría de los casos encontrarás las de menor denominación, que no suelen tener un gran valor por sí mismas, lo que nos permite usarlas en cantidad sin que ello suponga un enorme gasto en los materiales (y con un costo muy fácil de calcular, en este caso: el material “es” el costo). También, las monedas de menor denominación suelen tener un tamaño reducido, lo que resulta sumamente conveniente al realizar trabajos puntuales, como marcos, bandejas u otros.

Guía para hacer un revestimiento con monedas. Pasos para revestir superficies con monedas. Cómo hacer revestimientos usando monedas.

© Depositphotos.com/DesignPicsInc

Imagen 1. Puedes hacer este revestimiento con monedas de baja denominación, o usar arandelas, tuercas, cospeles, etc.

Usa todas las de una misma denominación o mézclalas con otras, procurando que posean el mismo grosor pues, de lo contrario, crearían desniveles en el revestimiento final (salvo que aplicaras un laqueado grueso, lo que sería poco conveniente en el secado). Si los grosores coinciden, combina los distintos colores y crea diseños geniales.

Otra opción es usar fichas de cosecha, fichines, cospeles de transporte, tuercas, arandelas, chapitas de refrescos, etc..

Preparando las monedas

Cuando tengas todas las monedas necesarias (o conforme vayas consiguiéndolas), debes prepararlas para el trabajo. En muchos casos los metales son propensos a la oxidación, por lo que limpiarlas sumergiéndolas en agua no sería la mejor opción. El método de limpieza que elijas debe responder al tipo de metal y, en cualquier caso, comienza por repasarlas con un paño apenas húmedo en una solución de agua y producto antibacterial, para desinfectarlas y quitarles la suciedad suelta.

Lo siguiente es darles buen brillo a las monedas para lograr un revestimiento parejo. Para ello, las puliremos con un método natural o uno que utiliza productos comerciales. Para el primer caso, pon en un bote plástico con tapa a rosca un poco de arena de playa limpia y una mezcla de agua y desinfectante (o limpiador para metales). Colócalas de a un puñado a la vez, cierra la tapa enroscando bien, y agita con vigor durante varios minutos. Este método es largo y requiere de esfuerzo, pero es natural si tienes sensibilidad a los químicos.

Si prefieres usar productos comerciales, pule las monedas con un abrillantador para el metal adecuado según su composición. Coloca el líquido en un contenedor en el lavabo, pon allí las monedas, y remueve con una cuchara de madera o una espátula. Estos productos funcionan por contacto y no necesitarás fregarlas. Deja que actúe hasta que las notes brillantes, luego, escurre descartando el material (o poniendo la siguiente tanda de monedas) y enjuágalas brevemente con agua templada. Seca muy bien y de inmediato.

Cómo revestir las superficies con monedas

Ya con tus monedas brillantes y bien secas, comienza a acomodarlas sobre la superficie donde harás el revestimiento. Determina si tienes la cantidad correcta y también modélalas según la superficie, siguiendo curvaturas, bordes, etc. Para plegar las monedas, tómalas en vertical entre las paletas de una morsa de banco (tornillo de banco) o también con pinzas planas (es más fácil con la morsa), y comienza a presionar suavemente hasta que se doble al ángulo que requieras.

Si necesitas cortarlas por la mitad o en formas, sujétalas firmemente con sargentas pequeñas, y corta con una amoladora manual, con un pequeño disco de corte o con sierras pelo manuales, según el material. Recuerda utilizar siempre gafas de protección y, en los cortes, también guantes y barbijo.

Por último, adhiere las monedas con adhesivo universal instantáneo (o el pegamento apropiado para las superficies). Una vez seco, rellena los intersticios y cubre el trabajo por completo con una capa delgada de resina epoxi, y retira las burbujas que vayan apareciendo dando calor con una antorcha o soplete manual.

Si la superficie que vas a revestir tiene bordes a la vista, pon un plástico en el suelo y aplica la resina de modo que vaya escurriendo por los lados, esta es la única manera de lograr un acabado uniforme en la tapa y los lados. Si la superficie no tiene bordes a la vista, simplemente crea un marco contenedor cuando fuera necesario, y aplica la resina epoxi sobre el revestimiento con monedas que has logrado, con un aspecto totalmente profesional.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo hacer Revestimientos con Monedas, te sugerimos que visites nuestra sección Decoración.

Esta nota te fue útil?
2 valoraciones.
El 100% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social