Cómo hacer Espacio en Casa

Tips para Liberar Espacio en Casa

¿Cada rincón de tu hogar se ve como si estuviera a punto de estallar en un millón de objetos volando por los aires? Lo que necesitas es aprender a hacer espacio en casa aplicando consejos efectivos, inmediatos y lo más importante: sin que requieran de gastar una fortuna, ¡ni siquiera demasiados billetes!.

Quizás el paso más importante sea vencer el apego emocional que tenemos con los objetos. Cada cosita, por pequeña que sea, ocupa un lugar, causa caos en lo visual, y priva la circulación del aire, de las energías… y hasta de tu paz mental.

Es sabido que los humanos no logramos concentrarnos tanto ni tener tanta calma en los sitios congestionados como sí lo hacemos en los ambientes libres, ordenados y abiertos. Por eso, lo primero será deshacernos de esos recuerdos en lo físico, sin que supongan olvidarlos en lo emocional. Despréndete de eso que ya no usas, que no sirve, que está roto o que está en perfectas condiciones, pero que ni siquiera recordabas que estaba allí.

Consejos para hacer espacio en un ambiente de la casa. Cómo liberar espacio en los ambientes. Tips para hacer espacio en la casa.

© Depositphotos.com/Jim_Filim

Imagen 1. Estos consejos se aplican a tu hogar, pero también a tu bolso, cartera, billetera, mochila de la escuela o donde necesites hacer espacio.

¿Qué hacer con lo que quitamos de casa?

Dependiendo de lo que se trate y el estado en el que esté, puedes:

  • Botarlo si ya no sirve
  • Reciclarlo si puedes hacer con eso un elemento que necesites en casa
  • Repararlo si tiene arreglo
  • Donarlo si sirve y es útil, pero no para ti (y si lo tienes repetido)
  • Venderlo si está en buen estado y necesitas el dinero
  • Obsequiarlo si sabes que siempre le gustó a un ser querido, y tú ya ni lo recordabas

Cómo hacer espacio en casa

Como siempre te recomendamos hacer, trabaja de a una habitación por vez (por día, incluso), de modo de no extenuar tu mente ni deteriorar tu interés en la tarea. Empieza vaciando todos los muebles y espacios, clasificando cada objeto (separando lo que sea para botar de lo que sea para donar, obsequiar o vender, y lo que vuelvas a guardar en su lugar). Luego, da una limpieza profunda, configura nuevos sitios de guarda con más orden (instala estanterías, cajoneras, lo que necesites) y vuelve a guardar los bienes en su lugar, procurando que sean al menos un 30% menos que los que tenías antes, 50% haciendo un trabajo profundo.

Esta lista te ayudará a hacer espacio botando o quitando los elementos que seguro tienes en casa sin usar:

  • Álbumes de fotos y recortes que ya ni recuerdas quiénes están allí (como las fotos de ese viaje de estudios de cuarto año de primaria)
  • Bolsas plásticas (del supermercado, de la tintorería, ¡tenemos miles!)
  • Accesorios que no usas
  • Botellas vacías de productos
  • Botellitas de cosméticos de los hoteles, lustradores de calzado, gorros de baño (admitámoslo: todos los llevamos a casa, y nunca los usamos)
  • Botes de pintura casi vacíos
  • Cables que no sabes a qué objeto pertenecen
  • Cajas vacías
  • Calcetines con agujeros
  • Calcetines sin su pareja
  • Calzado deteriorado
  • Catálogos viejos (o nuevos que no te interesen)
  • Colgadores doblados y en mal estado
  • Cosméticos vencidos
  • Cuadros, alfombras y decoraciones que no te gusten, o que tengas en guarda hace más de tres años
  • Electrodomésticos descompuestos que nunca llevaste a reparar
  • Especias e ingredientes que ni siquiera te gustan
  • Folletos
  • Gafas de sol rotas, rayadas, o también lentes cuya graduación ya no sirva
  • Garantías y documentos caducos
  • Juegos y juguetes rotos, incompletos o que hace más de un año que no usas
  • Libros que ya no vuelvas a leer
  • Macetas y tiestos descartables, rotos o que tengas vacías desde hace más de un año
  • Manuales de instrucciones (que ya no uses)
  • Manuales y carpetas escolares
  • Maquillaje inservible
  • Medicamentos caducos o vencidos
  • Objetos rotos, de cualquier tipo
  • Papel de regalos arrugado (ya usado)
  • Piezas rotas
  • Proyectos y artesanías sin terminar
  • Recuerdos de infancia
  • Recuerdos pequeños: tickets del tren, entradas al cine, la boleta del restaurante – bótalos: igual puedes recordar los momentos, sin ocupar espacio
  • Restos de materiales muy pequeños (un metro de hilado para costura, pocos centímetros de cinta adhesiva, una cucharada de pintura, etc.)
  • Revistas
  • Ropa pasada de moda
  • Ropa que ya no te queda
  • Sombreros playeros que sólo usaste en esas vacaciones
  • Tarjetas de Navidad, de salutación, invitaciones a eventos, etc.
  • Tecnología: viejos mouses con bolita, discos floppy, CDs que tienen más de 10 años de antigüedad, teclados sin algunas teclas, controles remotos (mandos a distancia) que ni recuerdas de qué artefacto son, lamparillas fundidas, cintas de video que ya ni tienes en qué reproducir, etc.
  • Utensilios, elementos de cocina, bandejas de horno y otros que no hayas usado en el último año
  • Velas a medio consumir

La lista se haría infinita y podríamos seguir horas mencionando todas las cosas que tenemos en casa, y que sólo están ocupando lugar. Sólo revisa una a una tus habitaciones, muebles y guardas, y aprende a liberar espacio en casa para vivir con más orden, liviandad, y comodidad en cada habitación de tu hogar.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo hacer Espacio en Casa, te sugerimos que visites nuestra sección Orden y Limpieza.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social