Cómo Germinar Semillas para Consumir

Cómo Germinar Semillas en Casa

Germinar semillas para consumir es una actividad que te dará muchas satisfacciones. Podrás cultivar tus plantas y flores favoritas, y también crear brotes de legumbres para hacer las comidas más exquisitas; sin mencionar que también es la manera más efectiva de impulsar tu huerta hogareña agregando muchas más variedades.

Debido a las malas prácticas agrícolas, comprar germinados comerciales nos deja expuestos a químicos y pesticidas que definitivamente no queremos en nuestro organismo, como ha demostrado la enorme cantidad de estudios de las más prestigiosas instituciones, incluyendo la FAO, dependiente de la Organización Mundial de la Salud. Esa es otra buena razón para germinar semillas en casa, logrando productos más naturales y libres de amenazas, como la peligrosa bacteria de E.Coli y muchas más.

Procedimiento para germinar semillas en casa. Cómo consumir y producir semillas germinadas. Cómo germinar semillas en casa

© Depositphotos.com/bloodua

Imagen 1. Esta técnica de germinado de semillas las deja en óptimas condiciones para colocarlas en la tierra de cultivo.

Cómo preparar las semillas para germinar

Para germinar semilllas es fundamental conseguirlas naturales, de la mejor calidad posible. Puedes adquirirlas en los mercados de productores o ferias. También puedes usar legumbres comerciales (como lentejas, trigo, soya, frijoles, alfalfa, frutas, vegetales y semillas de todo tipo), lavándolas previamente para liberarlas de la mayor cantidad posible de pesticidas y otros químicos indeseados.

El agua del remojo puede ser destilada o filtrada, de manantial, o hasta mineral pura. Debe estar a temperatura de ambiente (no más de 23°C o 73°F) para no dañar las semillas y legumbres, y la cantidad será una proporción aproximada de tres tazas de agua por cada taza de semillas.

Coloca las legumbres y semillas en remojo por varias horas (un segundo remojo en el caso de las semillas comerciales). Las más pequeñas necesitan unas 4 a 6 horas de remojo, las medianas de 6 a 8 horas, y las más grandes (como los frijoles) requieren de hasta 12 horas.

Para facilitar el filtrado posterior, puedes colocarlas en una red de tela, dentro de una vieja pantimedia que ya no uses, o en un colador de pinturas previamente lavado. De este modo, simplemente retiras la “bolsa” completa del agua en lugar de tener que filtrar con coladores de pastas, en especial cuando usas semillas muy pequeñas. Si vas a germinar en pocas cantidades, simplemente usa un frasco o jarra de bebidas colocando un lienzo o tela mosquitera a modo de tapa, dejando suficiente espacio dentro para hacer el germinado allí mismo.

Pasos para germinar semillas en casa

Ya remojadas las semillas, enjuágalas con agua fría (nunca caliente). Verás que han duplicado o triplicado su volumen, estarán sin inhibidores y habrán comenzado el proceso de germinado, activándose sus enzimas. Escúrrelas para quitar la mayor cantidad posible de agua, evitando así la pudrición y el desarrollo de hongos, y coloca las semillas (o la bolsa de tela) en un sitio ventilado y oscuro durante 6 a 8 horas, quitando todo el líquido posible.

En el caso del remojo en frascos, aprovecha la tela que colocaste como tapa para escurrirlas. Enjuaga con agua fría en el mismo frasco, y nuevamente filtra para quitar todo el líquido posible, dejando las semillas germinadas dentro del mismo frasco, boca abajo para que siga escurriendo, en un sitio fresco, oscuro y ventilado por 6 horas, al menos. En ambos casos, repite el enjuague de agua y el posterior escurrido con 6 a 8 horas más, una a dos veces para germinar semillas bien activas y nutritivas para consumir.

Cómo consumir semillas germinadas

Notarás que la mayoría de las semillas y legumbres han asomado una pequeña raíz, un brote. Esto nos indica que están vivas y listas para consumir. No requieren de cocción, pueden ser agregadas a guisos justo antes de comer, o mejor aún: a ensaladas, sopas frías y muchísimas preparaciones más. Por otro lado, esta técnica de germinado de semillas activa su fuerza vital y las deja en las mejores condiciones para cultivar, colocándolas sin más en tierra preparada para crear una nueva planta o cultivo en nuestra huerta casera.

Al germinar semillas de este modo te aseguras de comer alimentos vivos y con diez, veinte o hasta cien veces más su poder nutricional que las variantes comerciales, secas y completamente muertas.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo Germinar Semillas para Consumir, te sugerimos que visites nuestra sección Trucos.

Esta nota te fue útil?
9 valoraciones.
El 100% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social