Cómo elegir y utilizar una espátula

Espátulas

Las espátulas están formadas por dos partes. Un mango, que puede ser de madera o de plástico y una hoja metálica con borde afilado, de un grosor y ancho variable.

Consejos para elegir una espátula

La calidad de la espátula dependerá de la flexibilidad y resistencia de la hoja, lo que determina también el uso para el cual está destinada dicha espátula.

Las espátulas de hoja angosta y flexible, son ideales para superficies pequeñas, y las de hoja mas ancha, para superficies más amplias.

Siempre se recomienda que las hojas sean de acero inoxidable, de esa manera se asegura una mayor duración de la espátula, y además se facilita el trabajo y la limpieza de la misma.

El mango también es índice de calidad. Solo en el caso de realizar trabajos pequeños se recomiendan  los de plásticos, caso contrario,  la mejor inversión será un mango de madera.

Esta herramienta se utiliza en muchas operaciones desde rellenado de grietas y agujeros hasta el rascado de superficies.

Modelos de espátulas

Existen en el mercado varios modelos de espátulas.

Hoja recta. Para quitar restos de pintura, papel en paredes y madera, aplicar pasta y rellenar pequeños huecos y grietas.

Hoja triangular. Especiales para molduras ya que permiten un fácil acceso a las zonas con desniveles.

Hoja raedera. Es una hoja de gran tamaño que es utilizada para aplicar masilla en grietas y orificios de gran amplitud.

A su vez, cada tipo de hoja viene de diferentes tamaños.

Usos de la espátula

Ya sea para tapar grietas o rascar alguna superficie, si bien son objetivos muy diferentes, el manejo es similar.

Tapar grietas. Al tapar grietas y agujeros, logramos emparejar una pared para darle un acabado uniforme a la hora de pintarla. Para hacerlo correctamente, se debe tomar un poco del producto que vamos a utilizar para rellenar con el borde de la espátula. Luego se sitúa ese mismo borde sobre la orilla de la zona a rellenar y apretando con suavidad se desliza la espátula hacia arriba abajo y de un lado al otro hasta lograr una superficie lisa. Se deberá repetir este proceso cuantas veces sea necesario hasta lograr un buen resultado. Mientras se realiza esta tarea, es necesario ir limpiando la espátula, para que los retos que puedan quedar en la misma no dejen estrías o marcas en la pared.

Rascar. El proceso para rascar una pared, es similar al anterior, el rascado se realiza deslizando la espátula sobre la pared, para eliminar los restos de pintura o elementos sobrantes.

También se utiliza, en la construcción,  para manejar la mezcla (cemento, yeso, etc.). Su uso resulta imprescindible para construir los muros y paredes, ya que con la espátula se recoge el cemento u otro material que sirve de agarre. El tamaño de la espátula para albañilería dependerá de la superficie en donde se trabajará, para superficie mas pequeña se utilizan espátulas (en algunos lugares las llaman paletas) mas grandes y para superficies reducidas espátulas pequeñas o paletines. La espátula llana, es aquella cuya utilidad reside en extender y alisar el revoque. Se utilizan tanto en paredes como en suelos.

Otros Consejos

  • Si el trabajo que se va realizar es pequeño y no se repetirá, no conviene comprar espátulas o paletas de gran calidad.
  • Para limpiarla, por lo general, solo hará falta un poco de agua y si la masa o mezcla se ha pegado, se deberá rascar con ayuda de otra espátula o cuchillo y luego se lava con agua. Siempre se deben guardar completamente limpias.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo elegir y utilizar una espátula, te sugerimos que visites nuestra sección Reparaciones y Mantenimiento.

Esta nota te fue útil?
10 valoraciones.
El 70% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social