Cómo elegir el mantel para la mesa de Navidad

Consejos para elegir el mantel de Navidad

La mesa de Nochebuena es especial, más que la mayoría de las demás celebraciones del año entero. Por ello la vestimos con todo lujo, con vajilla elegante, cristalería prístina, y centros de mesa colmados de flores, frutas y hasta ramas verdes.

Pero todo aquello corre riesgo de perderse en la nada si no elegimos el mantel adecuado. ¿Cómo tomar la mejor decisión?

El mantel de la cena de Navidad debe estar en impecables condiciones, sin parches ni remiendos, sin manchas, sino limpio y bien planchado. Puedes utilizarlo de cualquier color, dependiendo de la decoración general, y hasta elegir el tema de la ambientación a partir del propio mantel.

Si rentas mesas, sillas y vajilla, consulta sobre el alquiler de mantelería con servilletas de tela. Pero lo ideal sería utilizar uno propio: en caso de tener uno elegido pero con algún detalle o mancha al centro (lo que es bastante habitual) puedes lucirlo con un camino de mesa que lo recorra, decore y oculte sus detalles.

Si sólo tienes manteles con estampas poco agraciadas para la temática navideña, ve a la sedería y busca las ofertas del mercado. Ya que suele tratarse de una pieza rectangular o cuadrada bastante simple, sin más que un dobladillo en los laterales, puedes hacer tu mantel navideño a la medida utilizando géneros con buena cantidad de poliéster, para que no se arruguen fácilmente y puedan ser lavados sin inconveniente. Elige uno rojo, verde o blanco, y con un retazo del mismo material pero en otro color, haz una carpeta o un camino de mesa para decorarlo (por ejemplo: mantel rojo y camino de mesa verde).

Formas y dimensiones del mantel para Navidad

El mantel de la cena de Navidad debe cubrir la totalidad de la superficie, ya sea una mesa o dos unidas. Si se trata de algo muy extenso deberás usar dos manteles, prefiriendo dos exactamente iguales y bien colocados al centro de cada mesa, para luego unir y disimular los cantos con un camino o centro de mesa, o con bandejas de alimentos.

Idealmente, la tela debe colgar hacia los 4 lados en tamaños iguales, de 30 a 40 centímetros. Menos sería desprolijo, y más sería incómodo y peligroso: al sentarse o levantarse, los comensales podrían arrastrarlo y causar un verdadero desastre.

El mejor material para un mantel

Aunque son exquisitos los manteles de puro algodón, los bordados o pintados a mano y demás, recuerda la practicidad de la vida moderna. Si vas a comprar un mantel, elige uno fácil de lavar, a prueba de manchas, que resista el roce y los alimentos que vas a servir.

Existen géneros con buena carga de poliéster y fibras sintéticas que tienen una apariencia sensacional (y no plástica, como sucedía antaño). Aprovéchalos para que sean simples de mantener y no sea necesario plancharlo antes de volver a usar en tus reuniones.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo elegir el mantel para la mesa de Navidad, te sugerimos que visites nuestra sección Decoración.

Esta nota te fue útil?
2 valoraciones.
El 100% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social