El aburrimiento en los niños y su necesidad de expresión

Un niño puede aburrirse, y esta bien que así sea ya que se trata de un ser humano que expresa sus sentimientos y busca atención.

Cuando los niños se aburren

¿Un bebe puede aburrirse?

La mamá que no ha escuchado esta frase que levante la mano. ¿Nadie verdad? Si la has escuchado seguramente te has preguntado: ¿Hay niños que no se aburren? y si así fuera: ¿Qué hacen otros padres?

No se puede decir a ciencia cierta, según el psicoanálisis, que un bebé se aburre. Él vive momentos de calma y son los demás dirigiéndole la palabra quienes lo introducen en la escena. Un niño toma conciencia del estado de "aburrimiento" cuando esta experiencia le es explicada por un adulto: "¿No te aburres?". Según muchos especialistas debes estar feliz si tu niño se aburre, ya que la conciencia de ese estado de ánimo permitiría la posibilidad de un cambio de estado interior, de apertura hacia el otro.

El aburrimiento en los niños y su necesidad de expresión
La diversión de un niño no siempre dura mientras esté despierto. También tienen momentos normales de aburrimiento.

Los niños que jamás se aburren o que pasan todas sus horas libres en la computadora o con los video juegos, probablemente esconden un cuadro de tristeza que rozaría la melancolía porque no pueden reconocer la tristeza que los embarga.

¿Estar aburrido es necesariamente malo?

La experiencia del aburrimiento es una demanda que te hace tu hijo, y en cierto sentido está bien que así sea, al menos es preferible que te comunique su deseo de hacer algo a que esté encerrado solo con su tristeza.

"No hay edad para aburrirse", dice un famoso psicoanalista infantil. El aburrimiento existe en todos los momentos de la vida, lo terrible sucede cuando tu hijo toma conciencia de su aburrimiento, alrededor de los 5 años. Tu hijo se aburre porque está vivo, se aburre cuando no tiene con quien hablar, con quien estar y jugar. Le sucede lo mismo que a ti cuando te aburres en un restaurante, en la iglesia, en las salas de espera, en compañía de algunas personas, durante un viaje, en tu casa y hasta en vacaciones, algunas veces.

Las personas nos aburrimos porque somos seres que deseamos.

Pero ¿Debes inquietarte cuando tu hijo expresa su aburrimiento? No sé, pero si sé que debes escuchar y entender lo que tu hijo te está diciendo. Si puedes permitir que tu hijo tenga tiempo para la ensoñación, la inactividad, el descanso… tu hijo se permitirá sanamente estar "sin hacer nada", ya que el aburrimiento está relacionado con el deseo, es un llamado para "hacer algo" y muchas veces "no hacer nada" es creativo, positivo y debes aprenderlo y enseñarlo.